La española Marta Téllez es una mujer de 35 años natural de Barcelona que lleva unos cuatro años en Río de Janeiro y que tiene un hijo brasileño.

Por su trabajo como directora de comunicación de la ciudad de Río de Janeiro para estos Juegos Olímpicos en la capital carioca, Marta fue una de las afortunadas abanderadas anónimas que desfilaron con triciclo precediendo a las distintas delegaciones de cada país participante. Este año el desfile fue muy especial porque por primera vez en la historia aparecieron transexuales como abanderados, entre ellos, la hija modelo de uno de los ex-internacionales de la selección carioca que ahora es entrenador de fútbol y que jugó en la Roma y la Sambdoria. Nos estamos refiriendo a Lea T, la musa de Givenchy y portada de numerosas revistas de moda, hija de Toninho Cerezo.

Pero la causante de la polémica no ha sido ella, sino la española Marta Téllez, que encabezó las delegaciones de España, Yemen, Qatar, Islas Marshall y Arabia Saudí, siendo este último país conocido por la represión a la mujer en todos los ámbitos y la aplicación de la sharía o ley islámica el que ha puesto el grito en el cielo.

¿El motivo? Que la española no llevaba ni velo y además enseñaba los brazos, algo que interpretan como un insulto al incumplir la estricta sharía que no permite enseñar a las mujeres otras partes que no sean su cara y sus manos.

Además, la polémica no ha quedado ahí, sino que uno de los miembros de la familia real saudí ha declarado que su país no está preparado para que lo represente una mujer y los imanes suníes se han mostrado horrorizados porque además iba en bicicleta y estaba recorriendo una zona recreativa sin el compañamiento de su esposo.

Las mujeres de Arabia Saudí no puedieron competir en unas olimpiadas hasta Londres 2012.