Mario Balotelli, jugador del Niza, vuelve a ser protagonista por algo ocurrido fuera de los terrenos de juego.

Esta vez, el delantero italiano ha sido multado por conducir un Ferrari que, según él mismo dijo, era propiedad de un amigo, a 200 kilómetros por hora.

Según informa el Giornale de Vicenza, el incidente tuvo lugar el pasado sábado en Vicenza cuando un Ferrari con matrícula francesa fue visto a 200 por hora por la policía de Brescia. La patrulla persiguió al jugador hasta que se detuvo.

El futbolista, que perdió cinco puntos del carné, aceptó la multa y pidió disculpas por ser "un mal ejemplo".