Desidia al dar los golpes, no correr a por la bola, acompañarla con la mirada y no ir a por ella… así fue la escandalosa actuación de Bernard Tomic al final del segundo set en su partido ante Steve Darcis.

El tenista australiano se había llevado la primera manga, y cuando en el segundo iba perdiendo con cierta contundencia, decidió dejarse ganar el set para ahorrar fuerzas de cara al tercero.

Tomic ni siquiera tuvo el decoro de disimular sus intenciones, y dejó claro que no tenía ninguna intención de pelear por la segunda manga. Pero ello no impidió que en la tercera también cayera y fuera eliminado del torneo Delray Beach que se disputa en Palm Bech (Florida, EE UU).