Un árbitro de fútbol sala recibió este domingo una brutal agresión de un jugador en el partido de la Segunda B que enfrenta al Barceloneta y al Olimpic Floresta.

Después de que el colegiado señalase una falta, el futbolista le fue a protestar y le dio un puñetazo en la cara con el que le acabó tumbando.