El ciclista español Carlos Coloma sorprendió con su celebración al lograr la medalla de bronce en mountain bike de los Juegos de Río al llevarse las manos a sus partes en la llegada.

Coloma, de 34 años, consiguió dejar en los metros finales al francés Maxime Marotte y al llegar en solitario en la tercera posición dio dos pases toreros y después se llevó las manos a sus partes profiriendo un grito de rabia y euforia.