La española Carolina Marín, medalla de oro olímpica en Río 2016, afirmó hoy que "es un sueño hecho realidad" conquistar el oro olímpico después de haber sido doble campeona de Europa y del Mundo.

"Es un sueño hecho realidad que siempre he tenido desde pequeña. Hay mucho trabajo detrás de esta medalla, que es lo que se ve. He luchado por ello cada día y por fin lo he cumplido", reconoció a su llegada a Madrid desde Río de Janeiro.

Respecto a si es lo máximo que ha conseguido como deportista, la onubense admitió que "una quiere todo". "Hemos ido pasito a pasito hasta llegar hasta aquí. Y ahora, por fin tenemos el oro".

Marín también destacó que lo peor fueron "los meses de preparación para llegar en el mejor estado de forma posible al torneo olímpico". "Luego la competición ha ido rodada, hemos dado el máximo y hemos disfrutado en la pista".

Por lo que se refiere al momento de mayor tensión cuando cedió el primer set en la final, la campeona olímpica subrayó la importancia de tener la "cabeza fría, de disfrutar de la final y de tener confianza" en sí misma.

Hay un trabajo muy duro, no es solo la medallaSobre lo que sintió en el momento en el que se proclamó campeona olímpica, la española admite que recordó "todo el trabajo que hay detrás". "Hay un trabajo muy duro, no es solo la medalla. La gente de mi equipo, mi familia y pocas personas más saben todo lo que hay detrás".

Por lo que respecta a su futuro más inmediato, Carolina Marín explicó que ahora tocan "vacaciones, apagar el móvil, guardarlo en un cajón y desconectar". "También relajarme y arroparme en mi familia".

Sobre la constante comparación con el también medallista de oro en dobles Rafa Nadal, la deportista reconoció que es un "orgullo". "Es una leyenda del deporte español y tenemos un carácter muy parecido en la pista. Lo damos todo y luchamos hasta el final. Ya me ha felicitado y ya hemos quedado para cenar, para comer juntos. Ya habrá tiempo de todo", apuntó la española.