El holandés Bauke Mollema logró este domingo el triunfo en la decimoquinta etapa del Tour de Francia, mientras que el británico Chris Froome, que salvó un susto, conservó el maillot amarillo y el colombiano Nairo Quintana perdió más de 10 minutos.

El ciclista del Sky sufrió un problema mecánico en el mismo momento en el que el equipo AG2R del francés Romain Bardet, tercero de la general, había acelerado el ritmo, por lo que perdió hasta un minuto con el grupo de los favoritos.

Pero gracias a la ayuda del español Mikel Nieve, en un primer momento, y posteriormente de  Mikel Landa, que le esperó desde el grupo de arriba, logró enlazar con el pelotón.

Todos los favoritos ganaron juntos la línea de meta menos Quintana, que vuelve a alejarse de la cabeza.

El irlandés Daniel Martin atacó en el descenso del último puerto y logró una renta de unos 12 segundos que le permitieron arrebatar la quinta plaza de la general a Landa.

Mollema, compañero de equipo de Alberto Contador, culminó una larga escapada en la etapa entre Laissac y Le-Puy-en-Velay y entró en solitario en la meta, por delante de un grupo de cuatro ciclistas encabezados por el italiano Diego Ulissi.

Habitual jefe de filas de sus equipos, undécimo el año pasado de la general y sexto en 2013, Mollema, de 30 años, consiguió su mejor triunfo en el año en el que llegaba como gregario de Contador.