El pasado 8 de agosto, a los aficionados al ciclismo se les heló la sangre cuando asistieron en directo a la escalofriante caída de Annemiek van Vleuten en la prueba femenina de ciclismo en ruta de los Juegos Olímpicos de Río 2016.

Van Vleuten cayó en un descenso, de cabeza, quedando inmóvil entre el arcén y la carretera. Pese a que se temió lo peor, salió con vida, pero con fracturas en tres vértebras y una conmoción cerebral severa.

Nadie hubiera apostado por una recuperación tan rápida, pero el hecho es que apenas un mes tras el accidente, Van Vleuten ganó el Tour de Bélgica. Y ahora, se prepara para disputar, esta semana, el Mundial en ruta y el Mundial contrarreloj en Catar, representando a Países Bajos.

Resume así la clave de su recuperación: "La primera semana estuve peleando con la idea de que iba a ganar el oro y cometí un error estúpido. Pero después, me di cuenta de que pensar así no me iba a ayudar a sentirme mejor, así que comencé a trazarme nuevos objetivos".