El veterano pívot Dwight Howard acabó su corta estancia con los Atlanta Hawks, el equipo de su ciudad natal, después que la pasada noche fue traspasado a los Charlotte Hornets a cambio del también número cinco Miles Plumlee y el escolta italiano Marco Belinelli.

Los Hawks también dan al equipo propiedad de Michael Jordan los derechos de selección del número 31 de la segunda ronda del sorteo universitario de mañana, jueves, y reciben los del número 41 por parte de Charlotte.

Howard, de 31 años, la pasada temporada firmó con los Hawks contrato por tres años y 70,5 millones de dólares, pero no pudo adaptarse al juego del equipo ni generó el impacto que se esperaba con su presencia tras dejar a los Rockets de Houston, donde permaneció tres ligas.

El veterano pívot concluyó la temporada regular con promedios de 13,5 puntos y 12,7 rebotes, pero no se mostró feliz cuando el equipo quedó eliminado en la primera ronda de los playoffs ante los Washington Wizards.

Howard, que acabó los playoffs con promedios de 8 puntos y 10,7 rebotes, se pasó los cuartos periodos de dos partidos sentado en el banquillo y se quejó de que no había llegado al equipo para ser suplente en los momentos decisivos de los partidos, en crítica directa al entrenador de los Hawks, Mike Budenholzer.

En los últimos años, ha pasado por los Lakers, los Rockets y los Hawks sin llegar a triunfarLa salida de Howard permitirá al nuevo gerente general de los Hawks, Travis Schlenk, tener más espacio salarial y conseguir la continuidad del ala-pívot Paul Millsap, que se convertirá en agente libre sin restricciones.

Los Hawks no tendrán que pagarle a Howard los 47 millones de dólares que tendrían que abonarle por las dos temporadas que aún le quedaban de contrato.

Mientras que tendrán que asumir los 36,5 millones de dólares que los Hornets le firmaron a Plumlee, de 28 años, por tres temporadas de vigencia de su actual contrato y los 6,6 que deben pagarle a Belinelli por la del 2017-18 que tiene firmada.

Howard, que ha pasado de ser uno de los pívots más dominantes de la liga a un trotamundos desde que dejó a los Magic de Orlando por los Angeles Lakers, para luego llegar a los Rockets y Hawks, se volverá a encontrar con el entrenador Steve Clifford, máximo responsable técnico de los Hornets.

Clifford ya dirigió a Howard cuando era asistente de Stan Van Gundy con los Magic y luego con Mike D'Antoni, en los Lakers.

Mientras que Jordan consigue al final la estrella que deseaba tener para su equipo y confía que Howard pueda recuperar su mejor nivel de juego.

Junto a Howard la gran estrella del equipo será el base Kemba Walker y los Hornets también esperan que el alero francés Nicolas Batum, que la pasada temporada firmó un contrato por 120 millones de dólares y cinco años, el más caro en la historia del equipo, también recupere el mejor rendimiento.