Días de locura en la NBA. Traspasos rompedores, estrellas de la agencia libre que deciden su futuro y dólares, muchos dólares en los contratos.

La decisión el pasado verano de Kevin Durant de fichar por los Golden State Warriors lo ha cambiado todo en la liga norteamericana. Es la era de los ‘superequipos’, de las estrellas que se unen con un objetivo común, el de lograr el anillo. El equipo californiano logró juntar a dos MVPs de la NBA (Stephen Curry, 2015 y 2016; Kevin Durant, 2014) y a cuatro All-Stars (Draymond Green, también mejor defensor de la liga, y Klay Thompson), y con ello arrasaron en los playoffs, con un récord estratosférico: 16 victorias, una sola derrota.

Para luchar contra ello, el resto de equipos se han puesto manos a la obra, y ello ha provocado un terremoto tanto en la agencia libre como en el mercado de traspasos.

Paul junto a Harden

O lo que es lo mismo, el mejor base de lo que va de siglo, junto al segundo en la votación a MVP de la temporada pasada. Paul, que acababa contrato este verano, decidió dejar los Clippers, y lo hizo a través de un sign&trade (firmar para acto seguido ser traspasado). Así, el conjunto tejano junta a dos superestrellas para dar un paso adelante y convertirse en candidato al anillo. Eso sí, no se conforman y quieren convencer a Carmelo Anthony de que se una a su proyecto.

Butler dentro, Ricky fuera

Pese a su decepcionante pasada campaña, los Timberwolves son uno de los equipos más prometedores de la NBA. Y ahora han sumado a Jimmy Butler, un alero All-Star que tuvo muchos problemas extradeportivos la temporada pasada en los Chicago Bulls. Junto a Karl-Anthony Towns, el pívot del futuro (y el presente), el magnífico anotador Andre Wiggins y el fichaje de Jeff Teague (otro ex All-Star), forman un equipazo para tratar de luchar por todo. Con ellos no estará Ricky Rubio, que fue traspasado a los Utah Jazz.

George junto al MVP

Posiblemente, el traspaso del verano. Russell Westbrook, recientemente elegido mejor jugador de la temporada, tendrá un escudero de lujo, el alero All-Star Paul George, que viene a cubrir el vacío dejado el año pasado por Kevin Durant. ¿Suficiente para luchar por el anillo? Está por ver, aunque los Oklahoma City Thunder siguen buscando refuerzos.

Renovaciones millonarias

El objetivo de Golden State no era otro que el de mantener a todas sus estrellas. Para ello, han tenido que soltar una lluvia de millones con cifras que asustan. Este fin de semana, Stephen Curry ha firmado el contrato más alto de la historia de la NBA, por el que ganará 201 millones de dólares (unos 177 en euros) por cinco temporadas. Es decir, más de 40 al año. Durant renovó este lunes por una cantidad algo inferior a lo esperado, 53 ‘kilos’ por dos campañas.  Con ellos, son los favoritos claros de nuevo para ganar el anillo. 

Los Cavs, a la espera

Rumores y más rumores en torno a Cleveland, pero lo cierto es que el esperado refuerzo no llega. Se les ha escapado Paul George, y ahora el objetivo es cerrar la contratación de Carmelo Anthony. Eso sí, siguen teniendo un equipazo con LeBron James, Kyrie Irving y Kevin Love.

Los Spurs buscan estrella

Pau Gasol renunció a su contrato para que el conjunto tejano afrontara el fichaje de alguna estrella, y de momento el único refuerzo ha sido el de Rudy Gay. Tienen a un candidato a MVP (Kawhi Leonard) y a un All-Star (LaMarcus Aldridge), pero necesitarán algo más.

Tras Hayward, los Celtics quieren a Marc

La última gran estrella de la agencia libre que quedaba eligió, este martes, fichar por los Boston Celtics. Así, el equipo con el mejor récord de la Conferencia Este el año pasado suma a una estrella con la que convertirse en un claro candidato al anillo.Pero no se conforman los Celtics, que ahora trabajan para unir a su proyecto a Marc Gasol, aprovechando la reconstrucción en la que están inmersos los Grizzlies.