Tras conocerse el sucidio de la estrella de la NFL, Aaron Hernández, tras ahorcarse en su celda, no han tardado en salir a la luz las reacciones de las familias de las tres víctimas por las que fue o bien acusado o bien condenado, como recoge People.

El deportista cumplía sentencia solo por la muerte de Odin Lloyd, en 2013, puesto que de las muertes de Daniel de Abreu y de Safiro Furtado, en 2012, fue declarado inocente.

Cadena perpetua

Hernández estaba condenado a cadena perpetua por el asesinato de Lloyd, cuyos familiares declararon que "es la voluntad de Dios", en referencia a su sucidio.

La madre de la víctima, Úrsula Ward, se derrumbó un día antes de la sentencia que condenó al jugador de fútbol americano. "Nunca tendré nietos por parte de mi hijo, nunca bailaré en su boda, y nunca me dirá 'mamá, qué guapa eres'". Al mismo tiempo, su hermana declaró que al enterarse de la noticia solo "pudo llorar".

Esas mismas palabras las expresó el padre de Furtado, quien dijo que "solo Dios puede decidir sobre la vida de las personas".