Fernando Alonso estalló este domingo en el GP de Bahrein de Fórmula 1. En la vuelta 25 que los pilotos daban al circuito de Sakhir, el asturiano de McLaren se quejó por radio de las pocas prestaciones de su coche.

"¡Van 300 metros detrás de mí y me alcanzan en la recta! ¡Nunca he conducido con tan poca potencia en mi vida!", dijo el ovetense a sus ingenieros.

Alonso salió del puesto 15 de la parrilla, y en ese momento rodaba en el puesto 13. Posteriormente, abandonaría.

Su compañero, el belga Stoffel Vandoorne, ni siquiera pudo tomar la salida por una fallo mecánico en su coche.

Posteriormente, atendiendo a los medios, Alonso dijo que las próximas tres o cuatro carreras seguirán siendo difíciles para la escudería de Woking. Anunció, además, que la semana que viene trabajará en su participación en las 500 Millas de Indianápolis, prueba que le servirá "para refrescar la cabeza".