Fernando Alonso ha terminado muy decepcionado la jornada de test de este miércoles en la que solo ha podido completar 46 vueltas y ha sido muy crítico con el motor Honda, el gran talón de Aquiles del equipo McLaren.

"En el equipo todos estamos listos para ganar, menos Honda", ha afirmado el piloto asturiano en el circuito de Montmeló. "Solo tenemos un problema, el motor", ha subrayado.

Alonso se ha quejado de las numerosas averías sufridas y también de la falta de potencia del propulsor: "El chasis está bien balanceado, pero perdemos 30 km/h en las rectas. El motor no tiene fiabilidad ni potencia".

Los constantes problemas de fiabilidad del motor están hipotecando la pretemporada de McLaren, ya que el nuevo monoplaza MCL32 apenas está rodando por culpa de las averías.

Vamos a ir a Australia menos preparados que nuestros rivalesFernando ha sido realista al admitir que llegarán muy justos de kilometraje a la primera carrera del Mundial: "Vamos a ir a Australia menos preparados que nuestros rivales. No estamos haciendo las vueltas que tenemos planificadas y no podemos completar nuestro programa de test".

"Es frustrante porque con el cambio de normativa tienes más esperanzas. Ahora necesitamos una reacción inmediata por parte de todos en el equipo", ha destacado.

Reveladora ha sido su respuesta cuando le han preguntado si podía hacer a fondo la curva 3 de Montmeló, un giro de alta velocidad que este año se puede hacer con el acelerador a fondo gracias al incremento de la carga aerodinámica y los neumáticos más anchos. "Con la poca potencia que tenemos, todas las curvas son a fondo para nosotros", ha dicho.

No piensa tirar la toalla

No obstante, a pesar de la delicada situación que atraviesa McLaren-Honda, el piloto asturiano ha asegurado que no se le ha pasado por la cabeza tirar la toalla.

"Me he preparado como nunca y estoy físicamente mejor que nunca. Todos tenemos que arrimar el hombro para ayudar a Honda en todo lo que podamos. Vamos a hacer todo lo posible por estar en el podio y por ganar carreras. Aún tenemos la esperanza de ganar fiabilidad y potencia para Australia", ha destacado Fernando.

También ha insistido en que no piensa en su retirada: "No me iré hasta que consiga mi objetivo, no pararé hasta que logre el resultado que merezco".