Han sido 16 días de competición al más alto nivel, y estos Juegos Olímpicos de Río nos dejan muchas estrellas. Algunos repiten protagonismo como Phelps, Bolt, Farah o el basket estadounidense, otros se han confirmado como grandes estrellas del deporte mundial como Simone Biles, Elaine Thompson, Ledecky o Hosszu.

Michael Phelps. Los Juegos de Río han servido para aumentar la leyenda del ‘Tiburón de Baltimore’. Llegó como el mejor nadador de todos los tiempos y pese a sus 31 años ha seguido cosechando medallas sin descanso: cinco oros y una plata para completar el mejor palmarés olímpico de la historia con 28 medallas (23 oros, 3 platas, 2 bronces).

Usain Bolt.: Por terceros Juegos Olímpicos consecutivos, el hombre más rápido que jamás ha pisado la faz de la Tierra logró el triplete de la velocidad: los 100 metros, los 200 y el 4x100 con Jamaica.

En la que es, según sus palabras, su última participación olímpica, se ha visto a un Bolt aún muy superior a sus rivales, pese a estar lejos de sus mejores marcas y de batir algún récord olímpico.

Simone Biles. Su actuación en Río ha hecho que se la compare con leyendas de la gimnasia como Nadia Comaneci o Larisa Latanynina. Cosechó cuatro medallas de oro y un bronce con una gimnasia que levantó la admiración del mundo y que no encontró rival en Río. Solo un tropezón en la barra fija (el bronce) le privó de un pleno histórico.

Elaine Thompson. La velocidad es cosa de Jamaica también en la categoría femenina, y Elaine Thompson se llevó también las dos pruebas de velocidad individuales (100 y 200 metros), aunque en el 4x100 se tuvo que conformar con la plata con Jamaica por detrás de Estados Unidos. Solo tiene 24 años, por lo que podemos estar ante el inicio de su era.

Katie Ledecky-Katinka Hosszu: La natación ha tenido dos reinas en Río. Katie Ledecky ya asombró al mundo cuando ganó el oro en los 800 libre con solo 15 años, y en Río se ha mostrado muy superior a todas sus rivales en el estilo libre al ganar los 200, 400 y 800, además del relevo 4x200. Solo se quedó a las puertas en el 4x100, relegada a la plata por Australia.

Los estilos ha sido el territorio de Katinka Hosszu, que ganó los 200 y los 400, y el oro en los 100 espalda supuso su tercer oro. Solo ‘falló’ en los 200 espaldas, cuando se tuvo que conformar con la plata.

Mo Farah. En Londres se convirtió en el rey del mediofondo con su doblete en los 5.000 y los 10.000 metros, y cuatro años después ha repetido la proeza de lograr la victoria en ambas pruebas. Iguala así al mítico atleta finlandés Lasse Virén, que hizo lo mismo en Múnich '72 y Montreal '76 y deja Farah para la historia la carrera de los 10.000, en la que ganó pese a caerse durante la prueba.

El baloncesto de Estados Unidos. Tanto el equipo masculino como el femenino se han llevado el oro de los Juegos de Río. El dominio ha sido superlativo en chicas, con un equipo plagado de estrellas (Diana Taurasi, Brittney Griner, Maya Moore...) que ha aplastado a un rival tras otro en su camino a la victoria.

Más dificultades han tenido los chicos de Coach K, que pasaron ciertas dificultades en varios partidos (Australia, Francia, España), aunque siguen siendo un equipo superior al resto y dieron una exhibición en la final ante Serbia.