El Iberostar Tenerife se ha proclamado campeón de la Basketball Champions League este domingo al imponerse (63-59) en la final al Banvit turco, celebrada en el Santiago Martín de la isla tinerfeña, donde el anfitrión escribió su nombre en el baloncesto europeo con el primer título de su historia.

El cuadro canario se adjudicó el novedoso torneo de la FIBA en una apretada pelea por el título en la que siempre mandó en el marcador. No pudo sentenciar el equipo de Txus Vidorreta, pese a los 18 puntos de Marius Grigonis, máximo anotador, al coral acierto de tres y la gran defensa del cuadro aurinegro, pero supo sufrir para alcanzar la gloria en una temporada para enmarcar.

El Iberostar Tenerife ha culminado una década de progresión continua que le ha llevado desde la división de bronce del baloncesto español hasta la consecución de su primer título europeo, durante una temporada en la que ha sido líder de la Liga ACB durante varios tramos de la competición.

La victoria tinerfeña fue la guinda de un evento en el que concursos de mates, acrobacias imposibles de las animadoras, espectáculos de iluminación y actividades en los alrededores del pabellón, que en la jornada inaugural no se pudieron celebrar como consecuencia de la alerta meteorológica, deleitaron a los aficionados al baloncesto en la isla de Tenerife.

Más de setenta periodistas acreditados de diversos países europeos cubrieron la primera edición de la Liga de Campeones de Baloncesto, una competición impulsada por la FIBA con el objetivo de competir con la poderosa Euroliga.

En la isla se dieron cita aficionados turcos, franceses y turcos, que no protagonizaron ningún incidente, pero sí algunas anécdotas en las que destacó la deportividad, como cuando toda la afición que llenaba el Santiago Martín se arrancó a corear el nombre del Venecia, cuando este equipo perdía de veinte puntos en el último cuarto del partido por el tercer y cuarto puesto.

El conjunto aurinegro y su afición celebrarán el título durante la noche de este domingo, pero con una fiesta que no debe dejar resaca en el equipo de Txus Vidorreta, porque el jueves volverá a vestirse de corto para recibir al Baskonia, con buena parte de las opciones canarias de conseguir factor cancha en la primera eliminatoria de los play off de la Liga ACB en juego.