Una de las jugadas más curiosas del baloncesto estadounidense en lo que llevamos de año no tuvo lugar en la NBA, sino en la liga de desarrollo o Development League (D-League).

Ocurrió en el encuentro entre los Raptors 905 y los Delaware 87ers. Al comienzo del segundo cuarto, el base de Delaware Nate Robinson (ex Denver, Nueva York o Boston, entre  otros) y tres veces campeón del concurso de mates, se zafó de la marca de Walter Tavares, pívot que jugó en el Gran Canaria de la ACB... pasando por debajo de sus piernas.

El base mide 1,75, mientras que el caboverdiano mide 2,20 metros.