La rueda de prensa de Luis Enrique tras la victoria de su equipo ante el Valencia tuvo un tono más distendido de lo habitual cuando del técnico asturiano se trata.

Y todo fue gracias a la cabezadita del periodista de la CBS Steve Futterman, que eligió el momento de las preguntas al entrenador del Barcelona para quedarse traspuesto. Y claro, Luis Enrique le pilló...y llegó el cachondeo. "Bueeenos días, ¿cómo estamos?".


"Mira, nunca me había pasado, un tío dormido en una rueda de prensa. Es la primera vez, qué coñazo os estoy contando", dijo el asturiano,  que intentó despertar a Futterman. Éste, poco después se disculparía con un simpático tuit: "Norma número uno, no dar cabezadas en la rueda de prensa de Luis Enrique".