La nadadora española Mireia Belmonte, doble medallista en Río de Janeiro 2016, se ha mostrado satisfecha con sus logros conseguidos en los pasados Juegos Olímpicos.

Mireia ha valorado el éxito del deporte femenino en España, pues de las 17 medallas conseguidas en Río por la delegación española, 9, más de la mitad, las han ganado mujeres. "Ya se vio en Londres que las mujeres estamos delante en el medallero, y es una cosa bastante bonita, porque en muchos deportes no somos iguales y creo que deberíamos serlo", ha declarado.

Además, tras sumar a sus dos platas de Londres 2012 una medalla de oro en 200 metros mariposa y otra de bronce en los 400 metros estilos, ha afirmado que espera estar en Tokio 2020. "Espero llegar", ha manifestado Belmonte que además ha añadido que "sería un honor" ser la abanderada española en Tokio, "pero el listón ha subido muchísimo y cualquier deportista sería apto para ello".

La nadadora catalana ha hecho estas declaraciones esta tarde en el aeropuerto de El Prat, adonde ha aterrizado tras regresar de su experiencia olímpica. Allí le espera una comitiva encabezada por Dolors Sabater, la alcaldesa de Badalona, su localidad natal, y de la que también formaba parte Xavier García Albiol, concejal del consistorio badalonés.

"Estoy muy contenta y muy agradecida por este recibimiento y por el cariño de todos. Ahora tengo ganas de estar unos días en casa, relajarme con los míos y celebrarlo", ha manifestado. Para Belmonte, conseguir por fin el oro olímpico es "un sueño cumplido" que tenía desde pequeña. "Tenerlo ahora en las manos es una cosas especial", ha destacado.

Su próximo reto será el Mundial de Budapest el año próximo: "Después de descansar y de disfrutar de las vacaciones, hay que centrarse en este objetivo".