Perdió la final de Wimbledon contra Serena Williams en 2015 y mañana tendrá la oportunidad de tomarse la revancha contra su hermana, Venus Williams.

Esta vez Garbiñe Muguruza llega mucho más en forma porque su paso por el Grand Slam londinense está siendo arrollador. Solo ha cedido un set en todo el torneo, ante la número 1 del mundo, Angelique Kerber, en octavos de final; y ayer fulminó en semifinales a la eslovaca Magdalena Rybarikova por 6-1 y 6-1.

No hubo partido. Solo 64 minutos de exhibición de Muguruza sobre la pista central de Wimbledon. La eslovaca, revelación en la hierba londinense por su discreto puesto 87 en el ranking WTA, no pudo ni supo cómo meter baza ante Garbiñe, que en solo 20 minutos ya tenía encarrilado el primer set (4-0) y minada la moral de su rival.

Me siento más fuerte como jugadora, con más solvencia, más confianza y más preparadaRybarikova lo intentó en la red, probó con arriesgadas dejadas, atacó con el revés... pero a todas sus armas respondió implacable la española de Caracas, que nunca cedió su servicio. Fue una muralla en la que rebotaron cada uno de los golpes de la tenista centroeuropea.

Y cuando tuvo que atacar, Muguruza lo hizo sin contemplaciones. Ganó 19 puntos en la red de 25 intentos, firmó 22 golpes ganadores por 8 de Rybarikova; y se llevó el 74% de los puntos con su primer saque (42% para la eslovaca). En la grada asentía satisfecha su entrenadora, Conchita Martínez, la única campeona española de Wimbledon (1994).

Garbiñe intentará el sábado emular a la aragonesa ante la mayor de las Williams: 37 años, cuarta raqueta del mundo y cinco veces campeona de Wimbledon, que en semifinales se deshizo de la británica Johana Konta por 6-4 y 6-2. "Tiene más nombre y más experiencia, está jugando muy bien", fueron los elogios de Garbiñe hacia Venus.

No obstante, aseguró estar más preparada que cuando perdió el título ante Serena: "En aquella final salí bastante nerviosa, todo era nuevo para mí y además me enfrentaba a una de las mejores tenistas de la historia. Ahora me siento más fuerte como jugadora, con más solvencia, más confianza y más preparada".

Muguruza ya no es una novata como cuando llegó a la final de 2015, tiene un Roland Garros en su palmarés (2016) y ha crecido mentalmente. "He aprendido mucho como jugadora y sé cómo afrontar partidos importantes. Antes tenía muchas cosas en la cabeza, ahora intento hacerlo todo más simple, con más calidad", dijo.

Puede ser cuarta en la WTA

Garbiñe Muguruza, que actualmente ocupa el puesto 15 del ranking de la WTA, se ha asegurado, con su victoria ante Rybarikova, su regreso al Top'10. El pase a la final de Wimbledon la sitúa como octava raqueta del mundo a partir del lunes y, en caso de vencer a Venus Williams, escalaría hasta el cuarto puesto.