Andy Murray ha vuelto a valorar el tenis femenino y lo ha hecho tras su derrota en cuartos de Wimbledon.

El británico, en la rueda de prensa posterior al partido que perdió, estaba escuchando la pregunta del un periodista: "Sam es el primer jugador estadounidense que llega a las semifinales de un grand slam desde 2009...". Y, en ese momento, el tenista interrumpió: "Tenista masculino", apostilló.

El periodista no entendió ese comentario y Murray apostilló de nuevo con un gesto muy serio: "Jugador masculino".

Hay que recordar que, por ejemplo, Serena Williams ha ganado 13 grand slams desde 2009 y este año en el torneo británico está Venus Williams en semifinales.

No le obsesiona el número uno

El británico saldrá casi de carambola del All England Club, conservando su puesto de número uno del mundo, tras la derrota por abandono del serbio Novak Djokovic, pero el de Dunblane observó que en algún momento lo perderá porque nadie puede serlo "durante toda la carrera".

"Sucederá en el algún momento", dijo Murray, "no creo que nadie haya estado como número uno durante toda su carrera", añadió.

"Siempre llega al final (perder el número uno) y no he jugado lo suficientemente bien este año para merecer estar ahí durante mucho tiempo", reconoció.

"Si no ha sucedido al final de este torneo, pasará al final del Abierto de EE.UU. Desde luego que me encantaría ser el número uno, mejor que el dos o el tres", dijo Murray.

Tras los resultados de este miércoles en los cuartos de final, Murray saldrá de Wimbledon con 7.750 puntos, 285 puntos de ventaja solamente con respecto al español Rafael Nadal, segundo. Djokovic será tercero el lunes, con 6.325 puntos, a menos que Federer gane el título por octava vez, y entonces superaría al serbio, por tan solo 220 puntos.