El español Rafael Nadal, segundo favorito en el Abierto Mexicano de Tenis de Acapulco, dijo que cuando él está sin jugar las noticias suyas o relacionadas con él aparecen más o se hacen más grandes de lo que deberían.

Hace dos semanas una revista italiana publicó que Toni Nadal, tío y entrenador de Rafael ya no trabajaría en el equipo a partir de la próxima temporada, pero el propio Toni aclaró que esa separación no era definitiva si no para hacerse cargo de la Academia de Rafa en Mallorca y disfrutar más de su familia y si lo requerían regresaría.

"Me siento bien, no ha sido un mes de tranquilidad en general, cuando uno está sin jugar salen más noticias o se hacen más grandes las noticias de lo que deberían y al final lo que ha ido sucediendo no hay que darle más vueltas, es lo que es y ya está", dijo Nadal en conferencia de prensa tras su partido de primera ronda en Acapulco en el que se impuso al alemán Mischa Zverev.

De su relación con Carlos Moyá, quien se integró a su equipo de entrenadores, dijo que llegó con mucha ilusión "y está claro que me aporta cosas nuevas, me ha ayudado al día de hoy y seguro que me va ayudar de cara al futuro".

Me siento bien, no ha sido un mes de tranquilidad en general

Destacó la integración de sus tres técnico, su tío Toni Nadal, quien "es vital por todo lo que me transmite"; Francis Roig, alguien que "sabe lo que necesito" y ahora Moyá "ha venido con ideas claras y estamos entrenando bien (...) el comienzo del año ha sido positivo y ojalá podamos continuar".

El zurdo de Manacor, quien jugará el Masters de Indian Well, también enlistó los torneo en los que estará su tío Toni, quien estará en Miami, Montecarlos, Barcelona, Madrid, Roma, Roland Garros y Wimbledon.

Nadal superó a Zverev por 6-3, 6-4 en 77 minutos de partido y tramitó su pase la segunda ronda ronda en la que se citará con el italiano Paolo Lorenzi.

"He hecho un partido bastante bueno contra un rival difícil", apuntó Nadal.

El partido le sirvió a Rafa para encender la máquina en Acapulco el torneo en el que se espera protagonice la final ante el serbio Novak Djokovic, quien en el turno previo eliminó al eslovaco Martin Klizan.

Nadal, un consentido de la afición mexicana y quien prácticamente en México se siente "como en casa" demostró que la pausa que tomó tras la final del Abierto de Australia le sirvió para recargar las pilas.

"He entrenado bien durante este mes, después de Australia (final ante Federer) estaba un poquito desgastado físicamente y necesitaba recuperarme", finalizó.