Gerard Piqué volvió a ser protagonista con un tuit durante el partido del Real Madrid, en el que los blancos ganaron al Bayern para pasar a las semifinales de la Champions.

El jugador del Barça pusó en su cuenta en Twitter tres puntos suspensivos justo al marcar Cristiano Ronaldo el segundo gol del conjunto blanco, que era en claro fuera de juego.

La insinuación sobre la actuación arbitral parece más que evidente, y de inmediato se convirtió en el centro de atención en la red social.