La Policía italiana de la isla de Cerdeña ha desarticulado un plan que pretendía robar el cadáver de Enzo Ferrari, el mítico fundador de la escudería Ferrari, que falleció en 1988 a la edad de 90 años.

Su cuerpo se encuentra enterrado en un panteón de la familia Ferrari en el cementerio de San Cataldo, en Módena, muy cerca de donde se encuentra la actual factoría de la escudería italiana de Fórmula 1.

Según fuentes policiales, una banda dedicada al tráfico de armas y drogas pretendía hacerse con el cadáver del fundador de Ferrari para exigir luego un rescate a su familia. Tampoco descartan que los delincuentes intentaran extorsionar a la firma automovilística.

El rocambolesco plan de la banda desarticulado pretendía hacerse con el cadáver de Enzo y mantenerlo oculto en algún punto de los Apeninos.

En la operación policial, en la que participaron más de 300 agentes, han sido detenidas 34 personas en diferentes regiones de Italia, como la isla de Cerdeña, Lombardía, la Toscana o el Véneto.