Alex Remiro, que sufrió este miércoles un fuerte balonazo en la cabeza durante el entrenamiento que llevaba a cabo el Athletic Club en Lezama para preparar el partido liguero del sábado frente al Real Madrid, fue trasladado a un centro médico en una ambulancia medicalizada estando ya "consciente", según informó la entidad bilbaína.

Según explica el parte médico emitido por el Athletic, Remiro sufre un "traumatismo cráneoencefálico". "Se encontraba consciente y ha sido trasladado a un centro sanitario donde se le efectuarán pruebas complementarias. Pendiente de evolución", añade.

Durante uno de los ejercicios preparados por Ernesto Valverde el guardameta navarro recibió el impacto de un disparo cercano, con la pierna derecha, de su compañero Iñaki Williams, que le dejó conmocionado.

Tras ser atendido sobre el césped por Paco Angulo, uno de los médicos del Athletic, el meta navarro fue trasladado en camilla al interior de las instalaciones para seguir siendo examinado mientras una ambulancia medicalizada le esperaba en el aparcamiento para trasladarle a un centro hospitalario.

Finalmente, Remiro, que al principio no recordaba lo que había pasado, fue trasladado en esa ambulancia a un hospital acompañado por Joxean Lekue, el máximo responsable de los servicios médicos del club vasco.

Tras el entrenamiento, su compañero Beñat Etxebarria, en rueda de prensa, se congratuló de que el meta navarro esté "bien" y no haya ido a más un percance que originó "un susto grande" en la plantilla rojiblanca. "Ha sido un susto grande, un balonazo que por suerte se trata de un golpe muy fuerte. Pero está bien y ha ido a un hospital para asegurarnos. Pero creo que está bien", dijo el medio centro internacional.