Si algo ha quedado claro esta temporada es que la plantilla del Barça tiene muchas carencias. Luis Enrique echó un vistazo al banquillo para encontrar soluciones en el partido ante la Juventus, y lo que encontró fue bastante deprimente: dos fichajes que han fracasado (André Gomes y Paco Alcácer), un canterano que ha vuelto pero que no acaba de convencer (Denis Suárez), un veterano central (Mascherano), un lateral izquierdo (Digne) y un joven de 19 años sin experiencia (Carles Aleñá).

Ante tal panorama, el entrenador asturiano ni siquiera agotó los cambios, algo ya habitual en esta temporada. El nivel de los jugadores titulares es infinitamente superior al de sus suplentes.

Además, y como las comparaciones son odiosas, ver cómo en el eterno rival, el Real Madrid, pasa lo contrario, deja aún más en evidencia la gestión de la plantilla en los últimos años. Zidane se encontró con la baja de Bale ante el Bayern, y pudo tirar de un gran jugador como Isco. Del banquillo salieron Asensio, jugador que apunta a crack mundial, Lucas Vázquez y Kovacic. Y ni siquiera jugaron un minuto futbolistas de la talla de Álvaro Morata y James.

El Barça se gastó este mercado estival alrededor de 140 millones de euros, pero ello no le ha dado rédito deportivo. Paco Alcácer, André Gomes, Denis Suárez, Cillessen y Digne han aportado poco o no han ofrecido un buen rendimiento. El único acierto ha sido la llegada de Samuel Umtiti, consolidado como central titular.

El tridente atacante es intocable, pues el rendimiento de Messi, Suárez y Neymar no se pone en duda pese a que no lograran marcar ni un solo gol ante la Juventus. Están cuajando una gran temporada, y deben ser el eje sobre el que edificar el nuevo proyecto. Pero ha quedado más que claro que necesitan ayuda, que solos no pueden. Sin Xavi ni Alves y con Iniesta ya en la recta final de su carrera, el equipo ha demostrado carencias en varias zonas del campo que deben solventarse.

ALTAS

Un lateral derecho. Sergi Roberto comenzó el año como una moto, pero su rendimiento ha ido de más a menos. No es su puesto y se ha acabado notando. Desde la salida de Dani Alves, el Barça está huérfano en esa posición, pues Aleix Vidal tampoco ha cuajado. Gusta Bellerín, joven y excanterano culé, pero el Arsenal no pondrá fácil su fichaje y podría pedir una cifra cercana a los 40 millones de euros.

Un central. Los años le pesan a Javier Mascherano y Gerard Piqué ya está en la treintena. Umtiti ha salido bien, pero las temporadas son largas, y el equipo debe tener otro central de garantías.

Un crack en el medio. La época en la que el Barça tenía el mejor centro del campo del mundo con diferencia es historia. Sin Xavi y con Iniesta limitado físicamente, hace falta una incorporación que marque la diferencia. Para ello, Bartomeu deberá tirar de chequera, pues las estrellas no son baratas. Thiago Alcántara y Marco Verratti son los favoritos, pero no será sencillo. 

Recambio para Busquets. Cada vez que el ‘5’ azulgrana se resfría, el Barça coge una pulmonía. Un equipo no puede depender de esa manera de un jugador. Sin él, los de Luis Enrique se derrumbaron en Turín y encajaron un 3-0 que les acabó costando la eliminación de la Champions. Un centrocampista polivalente, físico y que pueda jugar en varias posiciones del centro del campo sería lo deseable.

Atacante de garantías. Paco Alcácer no ha convencido, y el club estudia el regreso de Gerard Deulofeu, que está triunfando en el Milan y que solo costaría 12 millones de euros. Los tres de arriba necesitan recambios de garantías y que, además, les metan presión por el puesto. 

BAJAS

Veteranos ilustres. Siempre es complicado dejar de contar con jugadores que han dado mucho a un club, pero la renovación también debe pasar por dar bajas dolorosas. Javier Mascherano es uno de los  grandes nombres que podrían dejar el club y no hay que descartar alguna sorpresa.

Fichajes fallidos. La lista es larga, muy larga. Jeremy Mathieu se irá, salvo sorpresa. Aleix Vidal, ahora lesionado, no ha triunfado en sus dos temporadas como culé y todo apunta a que dejara el club. Arda Turan tampoco ha dado lo que de él se esperaba, y el club estudiará las ofertas que reciba. Caso a estudiar será el de Paco Alcácer y André Gomes, que han tenido un mal año,  pero son jóvenes y dependerá del nuevo entrenador, al igual que pasará con Denis Suárez. Está claro que al nuevo inquilino del banquillo culé no le tendrá que temblar la mano a la hora de enseñar la puerta de salida del club.