El base internacional español Ricky Rubio se reivindicó una vez más como jugador de élite dentro de la NBA y lo hizo al conseguir otro doble-doble con 33 puntos —mejor marca profesional en la NBA— y 10 asistencias que ayudaron a los Timberwolves a conseguir la victoria (119-104) ante los desahuciados Lakers, cada día más hundidos.

Rubio logró dominar el juego y cuajar buenos porcentajes de tiro (12 de 20 tiros de campo, incluidos 4 de 5 triples, y 5 de 6 en tiros libres) y estuvo en pista 38 minutos. También destacó en la faceta defensiva con cinco rebotes y dos balones.

"Al inicio de la temporada no tenia la confianza que ahora posee y que me permite sentirme en plenitud y como nunca antes estuve", declaró Rubio al concluir el partido que dejó a los Timberwolves con una marca de 30-44.

El base catalán reiteró que es importante concluir la temporada con nota alta para ser el punto de partida positivo de cara a la próxima temporada.
"Creo que podríamos estar ahora compitiendo por los playoffs", valoró Rubio. "Pera eso llegue aquí. Espero que podamos construir a partir de ahora y la próxima temporada ser la buena".

Junto a Rubio, el pívot dominicano Karl-Anthony Towns también destacó al conseguir 32 puntos tras encestar 11 de 22 tiros de campo, con dos triples de tres intentos, y 8 de 10 desde la línea de personal. El jugador franquicia de los Timberwolves, también capturó nueve rebotes, incluidos seis que fueron ofensivos, repartió dos asistencias, recuperó dos balones, perdió tres y puso un tapón.