Roger Federer no pudo contener las lágrimas tras ganar su quinto Open de Australia este domingo en Melbourne ante Rafa Nadal.

Cuando el ojo de halcón reveló que el último golpe del partido había entrado, el de Basilea no pudo contener un sollozo por ganar su decimoctavo título. El suizo, con esta victoria, se pone décimo en el ránking mundial.