Los deportistas paralímpicos rusos no participarán en los Juegos de Río debido a la decisión del Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) de desestimar el recurso presentado por el Comité Paralímpico Ruso.

El Comité Paralímpico Internacional (CPI) había decidido el pasado 7 de agosto excluir al Comité Paralímpico Ruso de los Juegos de Río y de todo el movimiento paralímpico por su "aparente incapacidad para cumplir con el Código Antidopaje del CPI y el Código Mundial Antidopaje", a raíz del supuesto dopaje de Estado recogido en el informe McLaren.

El comité ruso recurrió la decisión al TAS, el cual ha decidido, tras reunirse en Río con las dos partes implicadas, que el CPI "no violó ninguna norma de procedimiento durante el proceso" de suspensión del Comité Paralímpico Ruso y que "la decisión fue tomada de acuerdo con las reglas del CPI y es proporcional a las circunstancias".

Más representación para España

Tras conocer esta resolución del TAS, el Comité Paralímpico Internacional se ha puesto a trabajar con las Federaciones Internacionales y los Comités Paralímpicos nacionales para redistribuir las 267 plazas de deportistas que Rusia tenía asignadas.

A España se le han ofrecido las diez plazas de los componentes del equipo de fútbol (ocho deportistas ciegos y dos porteros) y las dos individuales de Jordi Madera en atletismo e Íñigo Llopis en natación.

La selección de fútbol para ciegos, el atleta Jordi Madera y el nadador Íñigo Llopis podrán competirEl Comité Paralímpico Español y las federaciones involucradas han aceptado dichas plazas y están procediendo a realizar las inscripciones y todo los trámites necesarios para incorporarlos al Equipo Paralímpico Español que competirá en Río.

La selección española de fútbol de ciegos, medalla de bronce en los Juegos de Atenas 2004 y Londres 2012, fue tercera en el último Campeonato de Europa, en el que sólo había dos plazas directas para Río y que fueron para Rusia, campeona, y Turquía subcampeona.

En el caso de Jordi Madera, que se había quedado fuera de la selección por problemas de plazas pese a tener mínima en la prueba de 5.000 metros en silla de ruedas, clase T54, finalmente tomará parte en los Juegos Paralímpicos, mientras que el joven nadador con discapacidad física Íñigo Llopis tendrá la oportunidad de competir en las pruebas de 200 metros estilos y 50 y 100 metros libre en la categoría S8.