El equipo campeón de la NBA, Golden State Warriors, ha decidido no visitar al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en la Casa Blanca durante su celebración del título prevista para este jueves. La visita al presidente es una tradición que suele hacer el campeón de la principal liga de baloncesto de los EEU UU, pero en esta ocasión no será llevada a cabo.

Aunque, desde la Casa Blanca todavía no se ha enviado ninguna invitación para el equipo de la San Francisco, en un comunicado publicado en la página web de la NBA, los jugadores anunciaron que habían votado de manera unánime rechazar cualquier tipo de invitación procedente desde la residencia oficial del presidente estadounidense.

El entrenador de Golden State, Steve Kerr, ya se mostró decepcionado el pasado mes de noviembre con los resultados de las elecciones del país. Kerr lamentó que Trump hubiera empleado con regularidad en su campaña una serie de "términos racistas, misóginos e insultantes".

Los vigentes campeones, que también lograron el triunfo en la temporada pasada, sí que acudieron a la casa presidencial cuando su huesped era el expresidente Barack Obama.

No es la primera vez que algunos deportistas deciden no acudir a una visita o reunión con Donald Trump. Anteriormente, algunos miembros del equipo de NFL, New England Patriots, también se habían posicionado en contra de ir a la vivienda presidencial y no acudieron a la misma.