Zinedine Zidane ya es el cuarto entrenador con más títulos de la historia del Real Madrid. Solo superado por Miguel Muñoz (14), Luis Molowni (8) y Vicente del Bosque (7), el francés ha conseguido entrar en la historia del equipo blanco sin hacer ruido y dejando que todos los focos apunten hacia la plantilla. Seis títulos ya le dan credibilidad.

La victoria en la Supercopa de Europa confirma la tendencia de un proyecto fiable, algo que en el Real Madrid no era ni mucho menos habitual. De hecho, en el fútbol moderno no se recuerda una idea tan consolidada en Chamartín como la que ha traído consigo el galo. Ha ganado seis títulos en solo veinte meses y ya nadie le rebate a pesar de las dudas que dejó con su llegada.

Dos Champions consecutivas –siendo el Madrid el primer equipo en la historia en conseguirlo-, una Liga, dos Supercopas de Europa y un Mundial de Clubes le avalan. Y es que Zidane no solo ha hecho progresar al equipo en lo futbolístico, sino también en lo psicológico. Aprendió de Ancelotti: siendo su segundo ganó la décima y una Copa del Rey, pero su Madrid es mucho más efectivo que el del italiano.

Trabajo psicológico convertido en títulos

El 4 de enero de 2016, Zinedine Zidane era nombrado oficialmente entrenador del Real Madrid. Sustituyó en el banquillo a un Rafa Benítez que en seis meses no supo ganarse el cariño ni de la grada ni de la plantilla. Algo que con el francés iba a ocurrir a la primeras de cambio. Su paso por el Castilla había tenido luces y sombras a partes iguales y muchos dudaban de si era el momento adecuado para dar el salto.

Tardó poco en confirmar que los que dudaban estaban equivocados. Solo media temporada le bastó para elevar al cielo la Úndecima en Milán, ganando al Atlético de Madrid en los penaltis. A eso, su primer gran éxito, hay que sumar una inmaculada trayectoria en Liga, solo empañada por la derrota en el derbi en el Bernabéu, y una victoria en el Camp Nou jugando con diez.

El Real Madrid de Zidane ha roto ya varios registros

Su primera campaña completa solo iba a acentuar el dominio del Real Madrid en el fútbol mundial. El Mundial de Clubes y la Supercopa de Europa ante el Sevilla fueron las pruebas de fuego para medir el fondo físico del equipo blanco: segundo y tercer título para las vitrinas de Zizou, y la antesala de lo que estaba por llegar.

Los merengues están teniendo un 2017 impoluto. En la primera oportunidad de ganar la Liga (teniendo en cuenta que Zidane se ha sentado en el banquillo del Bernabéu durante todo el torneo), el Madrid no falló: ganó con contundencia en el Calderón, sacó un buen punto en el Camp Nou y llegó a la parte final de la temporada con todo de cara. La derrota en casa ante el Barça se quedó en un accidente.

La Duodécima ante la Juventus y la reciente Supercopa contra el Manchester United de Mourinho son la firma de una tendencia: el Real Madrid no se cansa de ganar y Zinedine Zidane se ha colocado a la altura de los mejores entrenadores.

Comparativa con otros grandes entrenadores

Los seis títulos que ha conquistado Zidane como técnico se colocan a la altura incluso de otros entrenadores. Es el caso de Pep Guardiola. El catalán ha ganado 21 trofeos en toda su carrera, la mayoría con el Barça. En su primera temporada llegado desde el filial -como el francés-, conquistó el triplete (Copa, Liga y Champions) y posteriormente la Supercopa de Europa, la de España y el Mundial de Clubes.

Aunque al año siguiente solo pudo levantar el campeonato doméstico, el de Sant Pedor cuenta con siete títulos en sus primeras dos temporadas. La ecuación es clara: una copa más que Zidane, pero también en más tiempo. Eso sí, Guardiola ha conseguido una continuidad en el máximo nivel que aún está por ver si logra el míster madridista.

Guardiola ganó siete títulos en dos años y Simeone se ha quedado los dos últimos años en blanco

A quien sí ha superado ya Zizou es a Diego Pablo Simeone. El argentino está entre los grandes por haber colocado al Atlético en la élite. Y también lo hizo a base de títulos: en sus cuatro primeras temporadas logró cuatro trofeos. Llegó, como Zidane, en un mes de enero, y tardó solo unos meses en ganar la Europa League (2011-2012) ante el Athletic Club.

En la campaña 12-13 rompió moldes: una Supercopa de Europa ante el Chelsea y una Copa del Rey en casa del eterno rival. El Atleti ganaba un derbi después de catorce años. A eso hay que sumar la heróica liga de la 13-14 y la Supercopa de España de la 14-15.

Otros dos entrenadores a los que se puede mirar para entender la trayectoria que lleva hasta hora Zidane son José Mourinho y Luis Enrique Martínez. De hecho, el luso ganó siete títulos entre 2003 y 2005, con el Oporto primero y con el Chelsea después, entre ellos una Champions, una Copa de la UEFA y tres ligas. En total, Mou cuenta con 25 títulos en 14 años.

Por último, el asturiano también entra en esta terna. En su primera temporada como entrenador del Barça, Luis Enrique ganó el triplete, al que posteriormente sumó un Mundial de Clubes, una Supercopa de Europa y otra de España. Repitió Liga y Copa al año siguiente y cerró su ciclo como azulgrana con una Copa del Rey la camapaña pasada. ¿Conclusión? Nueve títulos en tres años.

A Zidane le queda recorrido, pero las estadísticas ya le colocan como uno de los mejores entrenadores, no solo del momento, sino también de la historia. Ha logrado hitos que nadie había hecho antes, y lo que es más importante, tiene cuerda para rato. Solo veinte meses le han llenado de títulos y su rictus amable y calmado ni se inmuta por el éxito.