OHL, la constructora propiedad del conocido empresario Juan Miguel Villar Mir, ha abandonado las obras de conexión del Cercanías entre Móstoles y Navalcarnero. Dos años después de que detuviese unilateralmente los trabajos (diciembre de 2009), la empresa ha decidido dejar completamente en suspenso una infraestructura que afecta a 225.000 habitantes de la zona suroeste de la Comunidad de Madrid.

Según el último acuerdo, el tren debería funcionar en mayo de 2013OHL debía haber retomado los trabajos antes del 31 de diciembre de 2011. Así lo había pactado con la Consejería de Transportes a cambio de que el Gobierno de Esperanza Aguirre 'congelase' el expediente de sanción abierto contra la constructora por incumplimiento de plazos y que incluía una multa de 5,4 millones de euros. Según ese acuerdo, el tren debería estar listo para su inauguración el 13 de mayo de 2013.

Sin embargo, y según confirman tanto la constructora como la Comunidad, las obras está lejos de retomarse. Y la razón es que OHL ha vuelto a pedir al Ejecutivo la renegociación del contrato de construcción y mantenimiento durante 20 años que le fue adjudicado por concurso público en 2007. El importe ascendió a 362 millones de euros.

La crisis inmobiliaria

El proyecto del tren consiste en unir los 15 kilómetros que separan Móstoles de Navalcarnero a través de seis estaciones (Móstoles-El Soto, Plataforma Logística Puerta del Atlántico, Parque Coimbra, centro comercial Xanadú-Arroyomolinos y dos en Navalcarnero). Incluye un viaducto de más de 320 metros al aire libre sobre el río Guadarrama y un túnel que ya está construido.

El Cercanías permitiría unir Navalcarnero con Atocha en 40 minutosMediante esta prolongación, los residentes en Navalcarnero (23.115 vecinos), además de los de los vecinos Batres, Villamantilla, Sevilla la Nueva, y El Álamo podrían alcanzar la estación de Atocha de forma directa en 40 minutos. As u vez, los residentes en Móstoles (206.015) podrían tomar el camino inverso.

OHL alega ahora, que, dado que el Ayuntamiento de Navalcarnero ha tenido que ralentizar los nuevos desarrollos urbanísticos de la zona de El Pinar (donde iba a situarse una de las estaciones) por culpa de la crisis económica e inmobiliaria, su tren no tendrá el número de pasajeros calculado en su día y, por tanto, la empresa no ingresará lo prometido.

Sin fecha para retomarlo

Un portavoz de OHL confirmó a 20minutos.es que la empresa está esperando a "definir un proyecto viable" junto con la Comunidad de Madrid para volver a trabajar sobre el terreno.

Sin embargo, y, según el contrato original, OHL está obligada a hacer las obras con financiación propia en caso de no conseguir los créditos necesarios. Fue la propia empresa la que ofreció esta posibilidad como ventaja competitiva para adjudicarse el concurso público. Es más, se comprometió a afrontar la operación en solitario aunque el número de viajeros descendiese y, por tanto, la rentabilidad no fuese la esperada.

La Comunidad no quiere ejecutar la multa de 5,4 millones de eurosA su vez, la Comunidad de Madrid no quiere hacer efectiva la multa de 5,4 millones con la que amenazó a OHL dado que esta es contratista habitual del Gobierno regional y porque hacerlo significaría enquistar aún más el conflicto. Además, apunta que OHL no ha cobrado nada de las arcas públicas aún porque se trata de una concesión de obra pública.

Por el momento, y según han confirmado las partes, no hay fecha prevista para una nueva reunión, lo que hará que el tren a Navalcarnero tampoco esté listo en mayo de 2013.

Según fuentes de la empresa, el porcentaje de los trabajos ejecutados es del 40%. Concluir la infraestructura llevaría alrededor de dos años. Sin embargo el desgaste al que están siendo sometidos los materiales mientras la obra permanezca estancada puede alargar ese plazo. Tanto desde el Ayuntamiento de Móstoles como desde el de Navalcarnero confirmaron a 20.minutos.es que OHL no está haciendo ningún tipo de trabajo de mantenimiento en la zona.