Cada día, millones de documentos e imágenes se suben a Internet, se guardan en discos duros o en memorias USB. Pero, toda esta información, ¿estará disponile dentro de un siglo? La respuesta a esta pregunta puede ser 'n0', según uno de los padres de Internet y actual vicepresidente de Google, Vint Cerf, que en una conferencia en San Jose, California, ha advertido de que nos enfrentamos a una "edad oscura digital", según recoge la BBC.

Por ello, Cerf recomienda tomar decisiones como por ejemplo, "imprimir las fotos". Y es que el problema, para Cerf, es que la continua innovación en 'hardware' y 'software' puede dejarnos sin herramientas para leer esos archivos. "En cierta medida, ya lo estamos viendo. Ya no podemos abrir los documentos o presentaciones creados en formatos viejos con la versión más reciente de nuestro 'software', porque la compatibilidad con sistemas y aplicaciones anticuados no está garantizado", dice Cerf, que pone como ejemplo los viejos disquetes, cuyo contenido es difícil de extraer porque ya no hay casi ordenadores que los puedan leer, y ni siquiera tienen una ranura para introducirlos.

"En el siglo XXII y en los siguientes, tendrán grandes dificultades para saber mucho de nosotros, porque gran parte de lo que dejemos serán bits imposibles de interpretar para ellos", dice Cerf, que añade que "aunque acumulemos vastos archivos digitales, puede que terminemos por no saber qué contienen".

Además de realizar copias físicas de los documentos, Cerf propone la creación de museos que alberguen cada pieza de 'hardware' y 'software' que crea el ser humano. Pero además, relizar "un retrato con Rayos X del contenido, la aplicación y el sistema operativo, y guardarlo todo junto a la descripción de la máquina en la que se ejecutan".