En 2014, la Dirección General de Tráfico (DGT) registró 8.995 sanciones por consumo de alcohol o drogas en carreteras de la Comunidad de Madrid frente a las 8.644 sanciones del año anterior, un 4,1% más, según datos facilitados por la Jefatura Provincial de Tráfico (dependiente de la DGT).

Falta concienciar sobre el peligro de conducir tras haber fumado marihuana Se trata del único tipo de sanción con detracción de puntos que ha subido en términos interanuales, ya que el resto (exceso de velocidad, uso del cinturón, distracciones como el móvil) han experimentado descensos.

“La subida se explica por la incorporación de los controles de droga. Tenemos asumido que alcohol y conducción son incompatibles, pero con otras drogas, como la marihuana, no pasa lo mismo”, dijeron desde la DGT.

Esta advertencia es compartida por la Asociación de Ayuda y Orientación a los Afectados por Accidentes de Tráfico.

“Con el alcohol llevamos muchísimos años haciendo hincapié, y ahora la cosa ha cambiado un poco, ya se hacen muchos controles”, dice Ana Novella Reig, presidente de la asociación.

Reig señala que ahora es el turno de concienciar sobre el peligro de las drogas al volante.

Hay que enseñar que la droga tiene el mismo peligro que la embriaguez “Habría que hacer entender a los ciudadanos que la droga provoca el mismo peligro que la embriaguez”, señala.

Descensos generalizado de otras sanciones graves

Las sanciones por exceso de velocidad que suponen una detracción de puntos pasaron de las 54.380 de 2013 a los 51.399 de 2014 (un descenso del 5,5%).

En lo que se ha notado más la concienciación de los conductores madrileños es en el uso del cinturón de seguridad.

De las 12.086 sanciones por esta infracción registradas en 2013 se pasó a las 9.941 del año pasado (un descenso del 17,75%).

Además, los madrileños usaron un 11,8% menos el móvil y otros elementos de distracción (como el GPS), pasando de 27.486 sanciones en 2013 a  24.238 sanciones en 2014.

Más infracciones menores

Más allá del descenso generalizado de las infracciones que conllevan detracción de puntos, se ha constatado una subida de las sanciones por infracciones menores.

En 2013, el 25,5% de  las sanciones fue con pérdida de puntos; en 2014, este porcentaje bajó al 19,7% Según Automovilistas Europeos Asociados (AEA), se ha sancionado más pero infracciones menos graves.

En 2014, la DGT registró 478.938 sanciones en total, un incremento del 18,8% respecto a las 403.051 sanciones totales de 2013.

Sin embargo, se registraron menos sanciones con pérdida de puntos: de las 102.596 de 2013 se pasó a las 94.573 de 2014 (un caída del 7,8%).

En cuanto al porcentaje de sanciones graves (con pérdida de puntos) respecto al total, 2014 tuvo un comportamiento algo mejor que 2013.

Mientras en 2013, el 25,5% de las sanciones entrañaban pérdida de puntos, en 2014 este porcentaje descendió al 19,7%.

Consenso: la droga es la peor amenaza

El 30% de fallecidos de tráfico tomaron drogas entre los 31 y 40 años Además de la DGT y la Asociación de Afectados por Accidentes, también desde asociaciones de conductores advirtieron de que las drogas se han convertido en una de las peores amenazas para la seguridad al volante.

“Es de destacar cómo se ha avanzado en la concienciación sobre los efectos nocivos del consumo de alcohol para la seguridad en la carretera (…) pero estamos muy preocupados al ver cómo el consumo de drogas ha aumentado en la conducción, llegando al 30% el porcentaje de fallecidos en tráfico que habían tomado drogas en el rango de edad de 31 a 40 años”, dijeron desde el Real Automóvil Club de España (RACE).

En el mismo sentido se manifestaron desde el AEA.

“Todas las infracciones graves han bajado, lo cual es positivo, con excepción del alcohol y la droga, que es preocupante. A pesar de todas las campañas, esto no baja. se ha convertido en el principal problema”, señala Mario Arnaldo, de AEA.

"Esto me supone estar apretado durante una temporada", dice Fernando

Fernando perdió todos los puntos de su carnet de conducir por una falta grave: ir a 136 kilómetros por hora en una vía con un máximo permitido de 50 kilómetros por hora.

El curso de recuperación total de puntos le cuesta 400 euros que se suman a una multa de 2.200 euros.

"No estamos como para dejar escapar tanto dinero, es mucho, esto me supone estar apretado una temporada, así que ya he aprendido bien la lección", dice.

"En coche ya no cojo el móvil, me llame quien me llame", dice Alexander

La primera multa fue por coger una llamada de mi jefe Alexander perdió puntos por hablar con el móvil en 2007, y también en 2009 por no ponerse el cinturón. Hasta ahora no hizo el curso de recuperación de puntos.

"La primera multa fue por coger una llamada de mi jefe mientras conducía por la M-40, así que ahora no atiendo, me llame quien me llame", dice.

En ambos casos, Alexander señala el estrés laboral y las prisas como factor decisivo en la comisión de estas faltas graves.

"Dos años después me paso algo parecido con el cinturón: tenía prisa para llegar a una cita laboral y ni me di cuenta de ponérmelo", explica.

Pese a ello, Alexander deja claro que las multas que ha tenido que pagar (200 euros cada una), sumado al precio del curso de recuperación parcial de puntos (otros 210 euros) son argumento suficiente como para no recaer.

"Fueron despistes que no volverán a ocurrir, ya he aprendido", dice