El consejero de Presidencia y Justicia, Rafael de la Sierra, ha recibido a la decana del Colegio Profesional de Logopedas de Cantabria, María Jesús Franco Domínguez.

La reunión ha sido una primera toma de contacto con la intención de impulsar la figura del logopeda forense con la iniciativa del Gobierno regional, según informa esta administración en un comunicado.

Con este paso, Cantabria se constituiría como la región pionera en España en cuanto al desarrollo y regulación de esta ocupación en el ámbito judicial.

El logopeda forense está ubicado en un ámbito específico de la Logopedia que consiste en la aplicación de técnicas científicas en el proceso judicial que esté relacionado con déficits o trastornos de la comunicación, del lenguaje, del habla, de la voz, de la audición y de las funciones orales asociadas (respiración, succión, masticación y deglución).

El profesional puede trabajar junto al experto del Derecho en la investigación de los crímenes y delitos comunes relacionados con la comunicación, tanto en la expresión verbal como en la escrita, y con la comunicación no verbal humana.

Por lo tanto, la figura del logopeda forense tiene como funciones la rehabilitación del lenguaje y del habla para hacer entendibles y legibles las declaraciones, tanto verbales como escritas, en los juicios por parte de los imputados y testigos.

También se encarga de la orientación a los profesionales del Derecho para la interrelación con personas con necesidades especiales en la comunicación.

Su figura permitiría la trasmisión de testimonios claros en el supuesto caso de que el imputado o el testigo se encuentre en una situación que dificulte sus formas de comunicarse y expresarse.

En ese caso, el logopeda forense iniciaría un proceso de rehabilitación que permita a dicha persona que haga eficaz su declaración y pudiera contribuir en la resolución del caso, y, por lo tanto, que el juez pudiera emitir un veredicto con todas las pruebas necesarias.

Profesión sanitaria

Desde la Asociación Profesional de Logopedas de Cantabria, se afirma que la Logopedia es una profesión sanitaria, y que, por lo tanto, solicitan al Gobierno de Cantabria las medidas necesarias para que el logopeda pueda ejercer como perito judicial dentro de las especialidades del Derecho donde tienen cabida otras profesiones sanitarias.

En este sentido, De la Sierra ha ofrecido su apoyo y colaboración, así como el del Gobierno de Cantabria, para valorar y propiciar este aspecto de la figura del logopeda.

En ese sentido, el consejero de Presidencia y Justicia ha sugerido a la decana María Jesús Franco la conveniencia de que, previamente, entre en contacto el Consejo General de Logopedas de España con el Consejo General del Poder Judicial para valorar la posibilidad de elaborar un informe final acerca de la Logopedia Forense.

Además, De la Sierra ha definido de "importantísimo" el conocimiento de este enfoque por parte de jueces, fiscales, abogados y otros profesionales de la Justicia para perfilar más precisamente las necesidades de cara a ajustar las funciones del logopeda forense en los procesos judiciales.

Por último, la decana del Colegio Profesional de Logopedas de Cantabria será la responsable a nivel nacional de elaborar dicho documento, gracias al apoyo e impulso ofrecidos por el Gobierno regional, y que situará a Cantabria como pionera a nivel estatal en el ámbito de la Logopedia Forense.