El presidente de México, Enrique Peña Nieto, defendió este martes en Naciones Unidas un "nuevo enfoque" en las políticas internacionales sobre drogas, dejando atrás la "mera prohibición" y poniendo los derechos humanos y la salud en el centro.

El mandatario presentó un decálogo de lo que considera debe cambiar en el enfoque de la lucha contra las drogas. En el apartado décimo pidió asegurar la disponibilidad y un mejor acceso de las sustancias controladas para fines médicos y científicos.

La propuesta se deriva "del amplio debate nacional sobre el uso de la marihuana, al que convocó el Gobierno de México, con expertos, académicos y representantes de la sociedad civil".

El mandatario del país, inmerso en una guerra contra los cárteles del narcotráfico, ha adelantado que su país hará lo posible para permitir ese tipo de consumo y cambiar el marco normativo mexicano.

"Como Presidente de México, en esta Sesión Especial doy voz a quienes ahí expresaron la necesidad de actualizar el marco normativo, para autorizar el uso de la marihuana con fines médicos y científicos", dijo Peña Nieto.

La puerta a la legalización de la marihuana está abierta desde el año pasado, cuando el tribunal supremo del país falló a favor de su consumo privado y lúdico. El caso, por si solo, no causa cambios en la ley, pero ha reavivado el debate.

"Transitemos de la mera prohibición a una efectiva prevención y una eficaz regulación. Miles de vidas dependen de ello", dijo Peña Nieto en su intervención ante la cumbre sobre drogas que desde este martes celebra la ONU.

"Criminalizar" a consumidores

El presidente mexicano aseguró que en el mundo "se vislumbra un nuevo enfoque que combata decididamente a los criminales, pero que, en lugar de criminalizar a los consumidores, les dé oportunidades y alternativas".

"Es innegable: en los años recientes, los términos en el debate han cambiado; comienza a surgir un consenso en favor de una reforma significativa del régimen internacional sobre las drogas", recordó en ese sentido.

Para México, el camino adelante pasa por "continuar haciendo lo que ha funcionado" y por "cambiar aquello que no ha dado resultados".

Y en ese segundo grupo, Peña Nieto incluyó sin duda la guerra contra las drogas que ha dominado las estrategias internacionales en las últimas décadas.

Narcotráfico

El narcotráfico, recordó mientras, "sigue siendo una de las actividades más lucrativas del crimen organizado" y "ha generado muerte y violencia, principalmente en los países productores y de tránsito".

Mi país forma parte de las naciones que han pagado un alto precio"Mi país forma parte de las naciones que han pagado un alto precio, un precio excesivo en términos de tranquilidad, sufrimiento y vidas humanas; vidas de niños, jóvenes, mujeres y adultos", denunció.

Entre otras cosas, Peña Nieto planteó la necesidad de una mayor cooperación internacional para hacer frente al problema de las drogas y de dar más atención a "los daños sociales" relacionados con ellas.

También defendió atender a la cuestión desde el punto de vista de los derechos humanos y de enfocar el consumo como un problema de salud pública y no con "instrumentos penales".

En ese sentido, insistió en la necesidad de que en los delitos relacionados con las drogas se privilegien "penas proporcionales y alternativas al encarcelamiento".