La Asociación de Sordos de Melilla (Asome) ha celebrado durante toda esta semana su mayoría edad reivindicando una mayor integración de la comunidad sorda melillense. La entidad que preside Joaquín Utrera cumple 18 años, un motivo más que suficiente para preparar un amplio calendario de actividades que ha tenido lugar desde el miércoles y que el sábado vivió su día grande con una fiesta aniversario que se prolongó durante toda la jornada.

El Gobierno de Melilla ha respaldado con su presencia el trabajo de esta entidad, con la asistencia a la fiesta de ayer del consejero de Bienestar Social, Daniel Ventura y la viceconsejera de Acción Social, Francisca Conde.

Asome comenzó los actos conmemorativos el miércoles con la celebración de una charla sobre violencia de género impartida por Ramón Román, de la Viceconsejería de la Mujer. El jueves tuvo lugar una charla de educación sexual, a cargo de Daniel Ventura, consejero de Bienestar Social. El viernes le tocó el turno al cine, con dos películas, una infantil 'El sueño de Pedro', y otra para mayores titulada 'La historia de Marie Heurtin'.

Este sábado tuvo el lugar el día grande, la gran fiesta, con multitud de juegos, un almuerzo y cena, y se entregaron premios de las distintas actividades e incluso hubo baile, una jornada inolvidable para conmemorar el 18 aniversario de Asome.

Con este tipo de actividades, la asociación que preside Joaquín Utrera pretende además que la sociedad melillense sepa de la existencia de las personas sordas y de sus problemas. La intención es lograr también que se conozcan sus reivindicaciones, que pasan por la presencia de intérpretes de lengua de signos en la administración. Además, otro objetivo es dar a conocer el trabajo que lleva a cabo Asome, organizando actividades culturales y formativas dirigidas a la comunidad sorda.

Por último, exigen que se acabe la discriminación de las personas sordas, que puedan disfrutar del ocio y la cultura sin barreras, y una educación bilingüe en lengua de signos española para la infancia sorda.