La Policía Nacional ha elevado de tres a cinco los detenidos después de que por segunda noche consecutiva de disturbios en la urbanización Tiro Nacional, que se propagaron por otros dos barrios como Las Palmeras y la Cañada de Hidum, y que fueron tomados por jóvenes que protagonizaron altercados, al parecer para reivindicar un puesto de trabajo.

Como ocurrió el lunes de madrugada, este martes también han cortado de madrugada la luz y después empezaron a quemar contenedores y neumáticos, con los que formaron barricadas para cortar el tráfico.

La Policía Local se encargó de cortar el acceso de vehículos por los tres lugares por donde se podía acceder en automóvil, en concreto a la altura del albergue San Vicente de Paúl en el Rastro, en la rotonda que va en dirección a los Pinos y por Averroes. Mientras tanto los agentes de la Policía Nacional, provistos de material antidisturbios, fueron los encargados de restablecer el orden, algo que les llevó varias horas.

Los Bomberos accedieron a esta carretera para sofocar los incendios en contenedores y neumáticos pero también fueron recibidos con piedras y tras los primeros impactos en sus vehículos, tuvieron que abandonar el lugar por consejo de las fuerzas de seguridad, para evitar males mayores.

Donde sí pudieron sofocar un contenedor también quemado fue en la calle Almotamid, en el Rastro.

Todo esto ha sucedido después de que durante los altercados de la primera noche, la Policía Nacional detuviera a tres de los jóvenes que se pensaban que eran los cabecillas de estas revueltas pero todo parece indicar que tienen a más líderes, porque este martes han continuado los disturbios en Melilla.