La imagen de un policía estadounidense calmando a un adolescente con autismo lleva una semana dando la vuelta al mundo gracias a las redes sociales. La fotografía fue divulgada hace una semana por el Departamento de Policía de Charlotte-Mecklenburg, en el estado de Carolina del Norte, y acumula más de 729.000 'me gusta' y ha sido compartida más de 255.000 veces en Facebook.

El agente Tim Purdy acudió al aviso de que había un estudiante de secundaria con autismo que había salido del recinto y tendría tendencias suicidas, explica la Policía en su perfil de Facebook. "Debido al trastorno del desarrollo neurológico del joven, también contaba con un historial de comportamiento violento", agrega.

Para conectar con el joven, el agente decidió sentarse en el suelo junto a él y charlar, "incluso consiguió hacerle reír", asegura la Policía de Charlotte-Mecklenburg. En cuestión de minutos, "el agente supo entablar una relación de confianza para ofrecer la ayuda que necesitaba el adolescente".

"La policía hace mucho más que detener y hacer cumplir la ley. A veces, esos pequeños pasos aportan una gran diferencia en la vida de las personas", concluye el Departamento de Charlotte-Mecklenburg.

No han tardado en reaccionar los usuarios de Facebook a esta imagen, y muchos han aplaudido la actitud del agente hacia el joven. "Los policías deben ser más humanos como el agente Purdy, que se ha ganado un mayor respeto que aquel que se dedica a poner multas", comenta uno de los usuarios en la red social.