Un incendio forestal declarado la pasada madrugada en el monte Gurugú, en la ciudad marroquí de Nador, a 15 kilómetros de la española Melilla, ha arrasado hasta ahora al menos 80 hectáreas.

El director provincial del Alto Comisariado de Aguas, Bosques y Lucha contra la Desertificación, Mohamed Nefaoui, dijo que el incendio comenzó pasada la medianoche y se propagó a causa del viento fuerte y la densidad de la vegetación en esta zona compuesta por pino de Alepo y eucalipto, ambos de alta sensibilidad al fuego.

"Se trata de un terreno muy accidentado, lo que dificultó apagar el fuego por la noche", explicó el responsable marroquí, quien añadió que en la operación de extinción participan efectivos de su departamento, de Gendarmería Real, Fuerzas Auxiliares, Protección Civil y militares.

Muchos melillenses que veían el fuego desde diferentes puntos de la ciudad empezaron a compartir por las redes sociales imágenes del incendio sobre la 1:30 horas de la pasada madrugada.

Dos aviones antincendios, procedentes de Kenitra, son utilizados en las operaciones de extinción, con una frecuencia de intervención alta al encontrarse cerca de la Bahía de Marchica, en Nador, subrayó Nefaoui, quien estimó que el fuego pueda estar bajo control antes del mediodía.

Se ha abierto una investigación para determinar las causas del incendio declarado en una zona muy frecuentada por personas, tanto visitantes como inmigrantes clandestinos. En el Gurugú se esconden habitualmente decenas de emigrantes subsaharianos que esperan el momento propicio para saltar la valla de Melilla, y que regresan a él cuando son rechazados por las policías marroquí o española.

No hay hasta el momento informaciones de posibles víctimas entre estos emigrantes. A pesar del humo que genera, el incendio no está afectando al funcionamiento del aeropuerto de Melilla, donde los vuelos están operando con puntualidad. Fuentes de la Ciudad Autónoma han informado de que no han registrado ninguna llamada desde Marruecos por el incendio.