Mudafar y Ahmed, dos niños iraquíes de 10 y 8 años, respectivamente, los cuales padecen una enfermedad hepática que hace peligrar sus vidas, llegan este miércoles a Madrid, acompañados por sus padres, para recibir atención médica en el país.

Si Mudafar y Ahmed no reciben tratamiento pronto, morirán

El Ayuntamiento de A Coruña y la ONG Aire, una asociación que vio la luz por la voluntad de bomberos de la provincia que querían poner su granito de arena con proyectos solidarios, han señalado por medio de un comunicado que la situación de estos menores, que llevan meses en el campamento de Katsikas, era de "extrema gravedad".

Esta fue la razón por la que hace unos meses el consistorio local y esta organización no gubernamental auspiciaron una campaña con el propósito de solicitar al Gobierno español el traslado de los dos pequeños a fin de que reciban el tratamiento adecuado, iniciativa que cosechó 200.000 firmas en Change.org en ese tiempo.

Según la petición, el dictamen médico de voluntarios y doctores de las ONG AireMédicos del Mundo que les ayudaron en el campo de Katsikas y de especialistas del Complexo Hospitalario Universitario de A Coruña que han estudiado el caso es muy claro:

Si Mudafar y Ahmed no reciben tratamiento pronto, morirán. Y este tratamiento no pueden recibirlo en el campo de refugiados, donde viven en condiciones muy precarias, a merced de la lluvia y el calor extremo”.

Aire señala en la nota que se desconoce todavía el destino final de estos dos críos, del cual informarán, y esta agrupación anima, ya con carácter general, a todo el personal de emergencias que esté dispuesto a ayudar, a prestar su apoyo, dado que tienen un "sitio".

En la actualidad, esta ONG la integran 80 personas, de las que un 70% son bomberos y personal médico-sanitario