El Gobierno de Ceuta que preside Juan Vivas (PP) mantendrá en su propuesta de calendario laboral para 2017 los mismos festivos recogidos en el de este año, con lo que no se marcará en rojo la finalización del mes de Ramadán, como habían pedido la Unión de Comunidades Islámicas (Ucidce) y varios grupos de la oposición, y se mantendrán como jornadas no laborables por arraigo la Pascua del Sacrificio musulmana, el Día de la Autonomía, el de la Virgen de África y el de San Antonio a costa de no trasladar al lunes siguiente la celebración de Año Nuevo.

El portavoz del segundo grupo de la oposición en la Asamblea, la coalición Caballas, ha tildado este viernes de "error histórico" la decisión del Ejecutivo autonómico, que a su juicio "aboca a seguir repitiendo año tras año una polémica cada vez agria y un tanto desvirtuada porque no se trata tanto de un reconocimiento hacia una cultura como de adaptar el calendario a la realidad social de una ciudad que al final de Ramadán se queda medio desierta y paralizada en múltiples sectores".

Los 14 días festivos que habrá en el calendario laboral de Ceuta en 2017 serán: 6 de enero (Epifanía del Señor, viernes), 13 de abril (Jueves Santo), 14 de abril (Viernes Santo), 1 de mayo (Día del Trabajo, lunes), 13 de junio (San Antonio, martes), 5 de agosto (Nuestra Señora de África, sábado), 15 de agosto (Asunción de la Virgen, martes), 1 de septiembre (Eid El Kebir, Pascua del Sacrificio musulmana, viernes), 2 de septiembre (Día de Ceuta, sábado), 12 de octubre (Fiesta Nacional de España, jueves), 1 de noviembre (Todos los Santos, miércoles), 6 de diciembre (Día de la Constitución Española, miércoles), 8 de diciembre (Inmaculada Concepción, viernes) y 26 de diciembre (Navidad, lunes).  

Tanto la Ucidce como Caballas y el Movimiento por la Dignidad y la Ciudadanía (MDyC), el tercer grupo de la oposición, han reclamado el reconocimiento del primer día tras el mes de ayuno islámico como no laborable.

El PSOE también se ha mostrado favorable a esa opción para evitar más "disputas" en años venideros y Ciudadanos ha anunciado una consulta a la sociedad para definir su postura.

La Asamblea de Ceuta aprobó en 2009 incluir en el calendario del año siguiente por primera vez una festividad musulmana, Eid El Kebir, la Pascua del Sacrificio. Desde entonces se ha mantenido como no laborable esa jornada en medio de una controversia social y política creciente, en ocasiones prescindiendo de otros festivos como la Asunción de la Virgen o el Día de Ceuta y este ejercicio no trasladando al lunes el Primero de Mayo.

La dificultad para encajar el calendario gregoriano con la visión o no de la luna por parte de los expertos del Ministerio de Asuntos Religiosos marroquí, por los que se guía la comunidad musulmana de Ceuta para concretar sus festividades religiosas, es una de las razones esgrimidas por los contrarios a oficializar en la ciudad otra celebración islámica, comunidad a la que se adscribe aproximadamente el 50% de la población local.