El conocido chef británico Jamie Oliver levantó ayer la furia de Twitter tras mostrar en la red social el plato del día: una paella a la que había añadido chorizo, algo prohibido en las reglas no escritas de la gastronomía valenciana.

Pero al parecer la inspiración no apareció de la nada. Según recoge el diario The Times, fue una anciana española la que recomendó echar un poco de chorizo a su arroz.

"Jamie se inspira normalmente en platos típicos, y ama la paella", ha asegurado uno de sus portavoces. "Le gusta introducir un toque distintivo en sus recetas, y lo hizo con amor y respeto", explicó.

Le gusta introducir un toque distintivo con amor y respeto.No obstante, la oleada de insultos, bromas y sugerencias -algunas de dudoso gusto- ha hecho que incluso el embajador de Gran Bretaña en España, Simon Manley, haya dado la cara con el cocinero, asegurando que los británicos hacen un "uso innovador" de los platos españoles.

Un vistazo a la página oficial de Jamie Oliver muestra que los usuarios de Twitter no son los únicos que han notado el "sacrilegio": la entrada que dedica al plato tiene comentarios como "añadir chorizo a la paella debería estar penado" o "no todo lo que lleva arroz es una paella".

El británico tampoco es el primero que recibe críticas por hacer "experimentos" con platos españoles: Gordon Ramsay ha recibido críticas en más de una ocasión por su curiosa versión del gazpacho o su versión de la paella, esta con chiles picantes.