Agentes de la Guardia Civil del control de la aduana terrestre de la frontera del Tarajal, en Ceuta, detectaron en la noche de este domingo oculto en un autobús procedente de Marruecos a un menor que se había escondido en un pequeño hueco entre el motor y el paso de rueda. Fue rescatado y entregado a la Policía Nacional para que ésta lo llevara al Área de Menores de la Ciudad Autónoma.

El Gobierno de Ceuta es el responsable de la tutela de alrededor de 200 menores extranjeros no acompañados, prácticamente todos de origen marroquí. Desde 2013 a 2015, el Área de Menores acogió a más de 800 y durante estos tres últimos años sólo 64 fueron reagrupados con sus familias, según datos de la Ciudad Autónoma.

Por otro lado, la Guardia Civil detuvo a uno de los 23 inmigrantes subsaharianos que este domingo desembarcaron en la playa ceutí del Sarchal al considerar que hacía las labores de patrón de la patera. I.M., nacido el año 1993 en Guinea, está acusado de un delito contra el derecho de los ciudadanos extranjeros y de haber puesto en peligro la seguridad de todos los ocupantes de la embarcación.

Según la denuncia el instituto armado, el presunto patrón hizo caso omiso a las indicaciones de la Guardia Civil para que detuviera la embarcación realizando "maniobras peligrosas de navegación y dirigiéndose directamente hacia la costa rocosa".