El bebé descubierto en un bolso el pasado martes en la frontera con Marruecos, cuando estaba intentando ser introducido en Melilla por dos mujeres, se encuentra bien pero aún no ha sido reclamado por ningún familiar, según ha asegurado hoy el consejero de Bienestar Social, Daniel Ventura.

La autoridad judicial ordenó el ingreso en prisión de la mujer que aseguró ser la madre, después de que fuera detenida por la Guardia Civil junto a una acompañante cuando pasaban desde Marruecos con un bebé oculto en una manta dentro una bolsa de deporte y con síntomas de asfixia.

Esta mujer aportó una partida de nacimiento de la niña, supuestamente de nacionalidad española, cuya autenticidad investiga la Policía Judicial mediante pruebas de ADN.

La niña fue descubierta el martes y aún nadie ha reclamado ser su familiar directoEl bebé "está bien, es una niña de un mes y medio o dos meses, en buen estado", ha declarado el consejero a los periodistas en la apertura de las I Jornadas Internacionales sobre Menores Extranjeros no Acompañados que se celebran en la ciudad.

La niña se encuentra en la Casa Cuna de Melilla desde que fue descubierta el martes y nadie ha reclamado ser su familiar directo, ha afirmado el consejero. "Es cuestión de que aparezca cuanto antes algún familiar interesado en hacerse cargo de la bebé", ha subrayado Ventura, quien ha manifestado desconocer cómo se encuentra la investigación policial o judicial de este caso.

Según la Guardia Civil, la autoridad judicial ordenó el ingreso en prisión de la mujer que manifestó ser la madre del bebé, una marroquí de 27 años residente en su país, por un supuesto delito contra el derecho de los extranjeros.

La mujer que la acompañaba, también marroquí, de 31 años y con residencia legal en Melilla, fue acusada del mismo delito aunque no se ordenó su ingreso en prisión. Ambas fueron detenidas en el puesto de Beni-Enzar, el principal paso fronterizo en Melilla.