Michael Delligatti, el franquiciado de McDonald's del área de Pittsburgh y responsable de la creación de la famosa Big Mac de la cadena, ha fallecido en su casa a los 98 años de edad rodeado de toda su familia, según publica Usa Today.

La portavoz de la familia ha sido la encargada de dar a conocer su fallecimiento, que ocurrió este pasado lunes, casi 50 años después de su famosa creación gastronómica.

Delligatti abrió su franquicia de la cadena de comida rápida a unos 40 kilómetros de Pittsburgh, en Uniontown, y fue entonces cuando apostó por una nueva creación: dos hamburguesas enteras con salsa especial, lechuga, queso, pepinillos y cebollas en un pan con semillas de sésamo.

Según contó el propio Delligatti a una agencia de noticias en 2006, al principio se encontró algunas resistencias dentro de los establecimientos de la propia cadena, que pensaban que su producto estrella, una hamburguesa simple con queso y patatas fritas, se vendía bien.

Pero el restaurador siempre quiso apostar por ofrecer una hamburguesa más grande y no paró hasta conseguirlo. De su primera tienda, la Big Mac se extendió al resto de las 47 tiendas de su propiedad y luego la cadena la implementó como su producto estrella a nivel nacional.