La Fiscalía de Ceuta ha solicitado una pena de siete años de prisión para H. E. L., la mujer marroquí de 22 años de edad que el pasado 30 de diciembre fue detenida por la Guardia Civil en la frontera de la ciudad autónoma cuando intentaba acceder a territorio español con un migrante indocumentado de 19 años nacional de Gabón, F.T., escondido dentro de una maleta que transportaba sobre un carro.

La arrestada permanece en prisión provisional a la espera de juicio desde el pasado sábado al apreciar el Juzgado de Guardia que con su comportamiento, además de un presunto delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, puso en peligro la vida del migrante de origen subsahariano, según han informado este lunes fuentes judiciales a Europa Press.

H. E. L. levantó las sospechas de los guardias de servicio en la aduana terrestre de la frontera del Tarajal cuando, a las 16.20 horas, intentó "evadir" los controles establecidos y se mostró "nerviosa" ante los agentes, que le instaron a abrir su maleta.

Dentro encontraron a un varón de origen subsahariano al que dieron "inmediatamente" atención por el estado que presentaba "y el peligro que corría su integridad física por la falta de una adecuada oxigenación en el interior del habitáculo". Igualmente se procedió a la activación sanitaria que se ofrece a los inmigrantes que entran en la ciudad de forma irregular. 

El 7 de mayo de 2015, otra mujer marroquí de 19 años fue detenida en el puesto fronterizo al intentar cruzarlo con otra maleta en la que llevaba a un niño de 8 años que fue localizado al escanear el bulto.

El padre del pequeño, que también pasó varios días en prisión provisional, aseguró entonces haber abonado unos 5.000 euros en Marruecos para que vástago entrase en territorio nacional.