Isabel Llano, más conocida como Isasaweis, se aleja de los vídeos de youtube y los libros de recetas que la han hecho popular para desnudarse en un libro de poesía, A ratitos, que se lanza de manera simultánea con otro que recoge las columnas que lleva publicando en 20minutos desde la pasada primavera, De momentos.

Son los dos proyectos más personales hasta la fecha de la conocida youtuber y bloguera asturiana. Ambos se presentarán en Madrid el 14 de febrero, día de San Valentín, en el Petit Palace Savoy Alfonso XII a las 19.00 h (entrada libre).

Dos libros al mismo tiempo. ¿Cómo se cocina eso?.
La propuesta surgió a raíz de las columnas que hago con 20minutos. Tras leerme me propusieron hacer el libro de poesía y me dijeron "oye, ¿por qué no sacamos de la mano el de columnas, con algunas inéditas para el libro?". Y me pareció estupendo, es una forma muy bonita de tenerlas recopiladas.

Parecen mucho más personales que todo lo que haya publicado antes.
Lo son. Me da mucho pudor, mucha vergüenza, la verdad. Al final es algo mucho más íntimo, sobre todo el de poesía. Las columnas son vivencias mías, algunas muy íntimas, otras más emotivas... pero el de poesía es el corazón al desnudo y cuando se publique me va a dar el impulso de meterme en la cama y decir "¡madre mía, qué he hecho!".

¿También le da vértigo por exponerse literariamente en un mundo a veces con prejuicios?
No. Solo lo tengo por mi exposición personal. Yo todo lo hago sin ningún tipo de pretensión, no pretendo ser poeta ni escritora. Con mi mayor humildad, escribo lo que siento. Creo que, sin llamarse poeta o escritor, todo el mundo puede emocionar a los demás poniendo en un papel lo que siente. Al final se trata de eso, de reflejar unos sentimientos, unos pensamientos, y que cuando alguien lo lea le haga reflexionar, le remueva por dentro.

Este libro me lo ha escrito el corazón y lo ha hecho a ratitos¿Cómo ha sido el proceso de creación de las poesías?
Llevo escribiendo poesía desde que era muy cría. Escribía por entender mis sentimientos, pero lo dejé un poco aparcado. Con Twitter salió un poco esa vena mía. Este libro llevo escribiéndolo un año. No es que me sentase en plan "venga, hoy tengo que escribir". Lo hacía cuando me surgía, en cualquier momento. De repente estaba feliz o triste por lo que fuera y me nacía algo en cualquier sitio. Y como voy siempre con una libretita y un boli, pues lo escribía. Este libro me lo ha escrito el corazón y lo ha hecho a ratitos.

¿Cómo describiría sus poemas?
De amor y desamor. Y muy desde dentro. He vivido un año muy complicado, lo he pasado muy mal. Sin poner nombres ni apellidos ni fechas concretas todo lo cuento en el libro. Al final lo he ordenado de la forma más natural, cronológicamente. Si lees los poemas de principio a fin, tienen una evolución clara. Ves lo desgarrador del principio; luego hay altibajos, que es como he vivido yo, como en una montaña rusa. Y acaba con un mensaje más esperanzador, de recuperación.

¿Por eso ambos libros se presentan el día de San Valentín?
Claro. Va a ser un acto muy bonito. Con Diego Ojeda y Luis Ramiro a la guitarra, una cosa muy emotiva. Ojalá venga mucha gente, va a ser un día muy especial. Y que venga con el corazón muy lleno de amor porque como vengan llenos de desamor vamos a llorar muchísimo.

¿Algún poema favorito o son todos como sus hijos?.
Tengo varios que son mis favoritos. Igual cinco o seis, Cuando me acuerde de ti, Dibujaste planes para mí, Hagamos todo más despacio.... dedicados a cosas y personas diferentes.

¿Qué poesía lee?
De la poesía de ahora, urbana, prosa poética con muchas más licencias, me encantan mis amigos cantaautores. Pero si hablo de los clásicos he sido siempre de Bécquer.

¿Tiene algún otro proyecto literario en mente?
Hay un proyecto a largo plazo de un libro diferente a todo lo que he hecho antes, pero tiene que ser algo muy bien reposado. Tengo claro que lo que haga tiene que ser algo que me pueda aportar y a lo que yo pueda aportar también. Me proponen mucho y tengo que rechazar mucho; ahora me acaban de llamar para un proyecto muy importante en el que creo que no aporto y he dicho que no.

Y luego, en estos años han surgido varios proyectos en tele que no se han materializado nunca, pero ahora precisamente tengo un proyecto que podría ser muy bonito. Tengo muchas ganas de hacer cosas. Me siento a los 40 años con la ilusión de los 20, pero con la serenidad que te da lo vivido. Es la mejor edad, estoy convencida.

Te puede interesar también: