Las bolsas de plástico que se entregan en las tiendas dejarán de ser gratuitas a partir del 1 de enero del próximo año, según el proyecto de Real Decreto que prepara el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente y que puede consultarse en su web.

El departamento dirigido por Isabel García Tejerina quiere adelantar a esa fecha la prohibición de que los comercios distribuyan estas bolsas de forma gratuita e incrementará el precio en los comercios que ya cobran por ellas con el objetivo de "reducir el impacto de los residuos generados por estas bolsas en el medio ambiente y en actividades económicas como el turismo".

¿Por qué desde el 1 de enero de 2018?

El Gobierno adapta con este decreto una directiva europea de 2015 que insta a la reducción del uso de bolsas de plástico "ligeras" (es decir, las de menos de 50 micras de espesor). La norma comunitaria dice que estos envases producen altos niveles de basura dispersa. "Contaminan el medio ambiente y agravan la presencia de basura en las masas de agua, una amenaza para los ecosistemas acuáticos a nivel mundial", relata la directiva.

Bruselas establece que los Estados miembro deberán adoptar, al menos, una de las siguientes medidas: o bien limitar el consumo anual a 90 bolsas por persona al comenzar 2020 y a 40 bolsas desde 2026; o bien garantizar que no sean gratuitas a más tardar el 31 de diciembre de 2018. Esta última medida es la que el Gobierno quiere implantar en enero, un año antes del plazo.

¿Y qué propone exactamente el Gobierno?

A diferencia de la directiva comunitaria, el ministerio amplía el ámbito de su decreto a todas las bolsas de plástico —incluídas las superiores a 50 micras—  para evitar "un desplazamiento de la fabricación y consumo hacia las bolsas de mayor espesor". En el año 2014 se fabricaron 4.670 toneladas de estas bolsas más recias, unas 158 millones de unidades.

El texto prohíbe entregar gratuitamente bolsas al consumidor tanto en tienda física como en entregas a domicilio. Se deberá cobrar un mínimo de 5 céntimos y un máximo de 30. El precio de las bolsas ligeras oscilará de 5 a 15 céntimos en función de su espesor y de su compostabilidad.

Tipo de Bolsa No compostables Compostables
Bolsas 'muy ligeras' (menos de 15 micras) 10 céntimos 5 céntimos
Bolsas ligeras de 15 a 29 micras 10 céntimos 5 céntimos
Bolsas ligeras de 30 o más micras 15 céntimos 10 céntimos

Fuente: MAPAMA

Además se prohíbirá comercializar las bolsas "oxodegradables" que sean ligeras, es decir, de espesor inferior a 50 micras. Son bolsas son de polietileno común, incorporan aditivos para descomponerse rápidamente, pero estos químicos, a su vez, impide su reciclado y su compostaje. Si la bolsa oxodegradable superase las 50 micras, se impone un precio "disuasorio" de 30 céntimos, el cobro máximo fijado por el decreto.

Bolsas oxodegradables Precio desde 2018
De menos de 50 micras * Prohibidas
De 50 o más micras 30 céntimos

Fuente: MAPAMA

¿Hay alguna excepción?

Una. Las bolsas de poco espesor (en el argot, 'muy ligeras') serán gratis siempre que sean necesarias por higiene o porque se usen para envasar alimentos a granel y prevenir el desperdicio alimentario. Estas bolsas tienen menos de 15 micras y suponen un 23% de las 62.500 toneladas de bolsas de plástico ligeras (de menos de 50 micras) que se ponen anualmente en el mercado.

Tipo de bolsa, según su espesor Toneladas
Bolsas de menos de 15 micras ('muy ligeras') 14.389
Bolsas de 15 a 50 micras ('ligeras') 48.171
Bolsas de más de 50 micras 4.670

Fuente: MAPAMA

¿Pero no se están cobrando ya las bolsas?

Sí, la mayoría de las distribuidoras ya cobran de un céntimo a cinco céntimos. Pero el decreto del Gobierno quiere generalizarlo a todas las tiendas y elevar el precio que actualmente se cobra por ellas. Si un comercio no cobrase por la bolsa a partir de enero, podría ser multado según lo dispuesto en la Ley de Residuos y en la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios.

¿Cómo afecta al consumidor?

La intención del decreto es claramente disuasoria para el ciudadano. Los españoles consumen de media unas 133 bolsas de plástico de media cada año. De ellas apenas se recicla el 10%, pero el resto acaba en vertederos, incineradoras o en el mar. Si el consumo de bolsas fuese similar al de 2014 —el último año para los que hay datos— el gasto de los ciudadanos en bolsas se elevaría a 788 millones de euros al año.

El Gobierno espera que el sobrecoste impuesto ayude a reducir paulatinamente los consumos de bolsas por parte de los ciudadanos. Y para facilitarle el reciclaje de las mismas deberá marcarse en la bolsa en qué tipo de contenedor hay que introducirlas, porque será diferente en el caso de que la bolsa sea o no compostable.

¿Y a la economía del país?

Los Presupuestos Generales del Estado asumirán los gastos que supondrán las campañas de sensibilización —obligatorias al menos en el primer año— que realice el ministerio y los gastos de gestión del Registro de Productores de Producto. Las autonomías y los ayuntamientos solo asumirán el coste de las campañas informativas que realicen.

En todo caso, el decreto establece que las medidas no podrán incrementar el gasto público y que deberán realizarse "con los medios personales y materiales existentes en la Administración General del Estado".

¿Qué ha hecho el resto de los países europeos?

Como no existe una doctrina unificada — su uso en algunos países como Finlandia y Dinamarca es pequeño por motivos culturales— cada país ha tomado sus propias iniciativas para reducir las 100.000 millones de bolsas de plástico que se consumen cada año en el espacio comunitario.

Francia prohibió en junio del año pasado la entrega de bolsas ligeras no biodegradables y solo permite ya bolsas de plástico con más de 50 micras de grosor (que se reciclan mejor), las reutilizables y las fabricadas con derivados de maíz o la soja. Irlanda tomó medidas en 2002 que redujo un 95% (de 328 a 18) el número de bolsas utilizadas por persona. Reino Unido y Holanda introdujeron impustos para gravar su uso.

¿Y cómo se compara España con ellos?

Los españoles no son los europeos que utilizan más bolsas de plástico. Según los últimos datos que maneja el ministerio, los españoles utilizaron en 2014 una media de 144 bolsas cada año. Una cifra que se sitúa por debajo de la media comunitaria (198 bolsas), pero en todo caso por encima de la cantidad que Bruselas se plantea como objetivo, esas 90 bolsas por persona y año antes de acabar el año 2019.

Según el estudio sociológico Ulises elaborado en octubre por MyWord para 20minutos, la conciencia ecológica se está abriendo paso entre los españoles: el 87,5% de los encuestados asegura llevar su propia bolsa cuando va a hacer la compra.