El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha afirmado este viernes durante un acto en Barcelona en que ha estado el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont: "Ninguno de nosotros está por encima de la Ley".

"El problema no es la diferencia de parecer sobre los asuntos que afectan a vida pública. Lo que enriquece España es la diversidad de la misma. El problema aparece cuando se actúa al margen del ordenamiento jurídico", ha dicho al intervenir en la sesión solemne que el Colegio de la Abogacía de Barcelona (Icab) celebra por su patrón, en el Palau de Congressos de Cataluña.

También ha destacado la importancia del "diálogo y el consenso", ante un auditorio en que también estaban el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), Jesús María Barrientos, y el fiscal superior de Cataluña, Jose María Romero de Tejada, entre otros.

"La ley debe estar al servicio de las personas, no debe encorsetar derechos y, ante la duda, debe decantarse siempre a favor del ciudadano", ha afirmado Puigdemont, que ha llamado a superar "legalidades que llevan a abusos y constriñen derechos", entre los que ha citado casos como cláusulas suelo, refugiados, libertad de expresión y "el derecho a la autodeterminación de los pueblos".

También ha aseverado que existe "preocupación sobre el grado de independencia judicial" y ha llamado a "todos los que tengan responsabilidades" a afrontar ese asunto, porque "sin independencia judicial no hay justicia y sin justicia no hay respeto al estado de derecho".