Vender piso sigue siendo labor compleja en la gran mayoría de ciudades españolas. Se tarda una media de 10 meses en vender una vivienda en España. Esa es la media, porque al igual que con los precios y con el número de operaciones de venta, los plazos para cerrar la compraventa difieren mucho según regiones y provincias.

Vender su casa es todavía más difícil para aquellas personas que lo hacen aferradas a determinados falsos mitos, así los llama Alfa Inmobiliaria, que da unos cuantos argumentos para desterrarlos.

Pongo un precio alto... que ya lo bajaré después
Error, dice Jesús Duque, vicepresidente de esta red inmobiliaria. "Según todos nuestros estudios, aquellas viviendas que se ofertan inicialmente por un precio superior al de mercado, terminan vendiéndose por debajo de su precio". La razón es que una sobrevaloración ahuyenta a los interesados que surgen en los primeros meses de exposición, de modo que al final no queda más remedio que ir bajando repetidas veces el precio ante la escasez de interesados, retrasando y penalizando la venta del inmueble. "La vivienda se "quema" e incluso puede dar la impresión de que tiene algún inconveniente serio", concluye.

Las ofertas de compra
"Hay propietarios que piensan que es mejor, si hay un interés real de comprar, que les pasen una oferta de compra para poder estudiarla y no hacerles perder el tiempo. Nuestra experiencia nos demuestra que cuando se sientan en una misma mesa el que quiere vender con el que quiere comprar es más fácil alcanzar un acuerdo" afirma Duque. De esta forma es mucho más transparente la operación.

Hay épocas ideales para vender una vivienda
Muchos propietarios piensan que primavera o verano es la mejor época para vender una vivienda argumentando que al coincidir con el fin del año escolar, es más fácil para las familias realizar el cambio. "Esta opinión, afirma el directivo inmobiliario, deja de lado a un enorme porcentaje de compradores que buscan casa durante todo el año como es el caso de profesionales, individuos o parejas que se independizan, jubilados, inversores, etc.".

Estos, y otros más, son los principales falsos mitos relacionados con la venta de una vivienda. En opinión de Duque, ”ello, unido al desconocimiento que puede existir en aspectos tan importantes como una correcta valoración del inmueble o las cuestiones legales, hacen totalmente conveniente la intermediación de un profesional inmobiliario”. Reconoce que “parece un consejo interesado”, pero argumenta: “Pienso que una de las operaciones más importantes que hacemos a lo largo de nuestra vida lo merece".